Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:JAZZ LATINO

Aromático encuentro

No hubo grandes diferencias entre el precedente discográfico, Tú no sospechas (Colección El Europeo), y su plasmación en concierto. El repertorio fue casi idéntico y los arreglos mantuvieron su estrategia llana y directa para evitar complejidades que podrían dañar el impacto de las palabras. Esa claridad instrumental le vino muy bien a Marta Valdés. Como cantante no profesional estaba obligada a superar sus evidentes limitaciones técnicas a golpe de sentimiento. Y pegó flojito pero con perseverancia. Su voz tuvo la fuerza necesaria para rememorar con propiedad creaciones propias como Palabras, Tú no sospechas o En la imaginación.

Valdés y el estupendo trío de Chano también repasaron la obra de otros autores emblemáticos cubanos a través de Debí llorar, una preciosidad escrita por Giraldo Piloto, muerto prematuramente en accidente aéreo en lo que se antoja una macabra broma del destino; La noche de anoche, linda creación de René Touzet; y ¿Cómo fue?, trascendental pregunta bolerística planteada con sutil ternura por Ernesto Duarte. La simetría del concierto se rompió brevemente con un popurrí en el que Chano y su estupenda sección rítmica habitual jugaron a mezclar imágenes tan andaluzas como toros, lunas, muleros y niñas asomadas a la ventana.

Marta Valdés & Chano Domínguez Trío

Marta Valdés (voz), Chano Domínguez (piano), Javier Colina (contrabajo) y Guillermo McGill (batería). Teatro Albéniz. Madrid, 31 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de noviembre de 2001