Protesta en Alicante por la clausura de la única residencia de menores

Representantes sindicales de CC OO, CSIF y CTG se concentraron ayer ante la residencia comarcal de L'Alacantí, dependiente de la Consejería de Bienestar Social, para protestar por su inminente cierre. Asunción Hernández, responsable de Servicios Sociales de CC OO en la provincia de Alicante, manifestó que la clausura del único centro de menores de la ciudad de Alicante 'es una muestra más del desmantelamiento de los servicios sociales' llevado a cabo por el departamento que dirige Rafael Blasco. Con la clausura de esta residencia 'se termina con los últimos recursos que existen en Alicante' en materia del menor, sentenció.

Fuentes de la Consejería de Bienestar Social aseguraron, sin embargo, que en el plazo de un año concluirá la construcción de otra residencia, en unos terrenos anexos al actual centro. Las instalaciones actuales, una vez reformadas, se destinarán a centro de menores extranjeros, para 'reforzar así la red de protección de menores', según fuentes de la Consejería de Bienestar Social.

Los representantes sindicales concentrados cuestionaron la citada medida al considerar que 'se trata de una política de enmascaramiento' del Ejectuvio autonómico para dejar que este centro sea gestionado por una empresa privada. 'La residencia comarcal funciona y los chavales están muy bien acogidos aquí', señalaron.

Antonio Torres, diputado del PSPV en las Cortes Valencianas, acusó a la Generalitat de 'preferir invertir dinero en la política clientelista que en los menores' porque 'éstos no dan votos'. El dirigente socialista recordó además que la Fiscalía de Alicante ha dado un toque de atención a Bienestar Social por 'estar incumpliendo con sus obligaciones en materia del menor'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de octubre de 2001.