Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Beatriz Carrillo | Universitaria | LA ESCOLARIZACIÓN DE LOS GITANOS

'En la Universidad te sientes sola'

Beatriz Carrillo tiene 25 años y estudia Trabajo Social en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Es gitana.

Pregunta. No hay muchos gitanos universitarios.

Respuesta. Parte de mi familia ha pasado por el colegio, mis padres, mis abuelos. Lo consideran necesario para incorporarse a la sociedad y útil para su trabajo. Mi abuelo llevó a todos sus nietos al colegio.

P. ¿Por qué cree que hay tanto absentismo escolar entre los gitanos?

R. Lo achaco al sistema educativo, que no está preparado para absorber otras culturas. Y, por otro lado, si una familia no tiene ni para cubrir sus necesidades, ¿cómo va a empujar a sus hijos al colegio?

P. ¿Cuál sería la solución, a su juicio?

R. Yo he trabajado el absentismo en barrios gitanos y con los colegios. Hay colegios y profesores que pasan de todo y otros ante los que te quitas el sombrero. Pero la cultura gitana no existe en los libros de texto. No se cuenta ni cuándo entran los gitanos en España, y es parte de nuestra cultura. Hay que trabajar la multiculturalidad, que todos se conozcan entre sí.

P. ¿Cómo es su paso por la Universidad?

R. Te sientes sola, sí. Sólo tengo un compañero gitano y cuando lo supe me llevé una alegría, porque es como encontrarse a alguien de la familia. Tenemos una asociación con otros de otras universidades porque lo de la soledad no es un tópico. Cuando encuentras a un gitano es como el emigrante que se encuentra en otro país a un paisano.

P. ¿Ve muchas diferencias con el resto de sus compañeros?

R. No, no hay tantas.

P. Los gitanos que estudian, ¿ocultan su identidad?

R. Algunos sí, pero intentamos que sea justo al contrario. ¿Quién mejor que nosotros para defender nuestra cultura y romper los prejuicios?

P. ¿Qué les identifica a los gitanos como cultura?

R. Una de nuestras señas de identidad es el sentimiento hacia la familia como algo vital y el valor que damos a nuestros mayores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de octubre de 2001