Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

En busca del candidato único

Fomento y el Círculo promueven a Salvador Gabarró para la presidencia de la Cámara de Comercio

El mundo empresarial está forjando una candidatura única a la presidencia de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona. Algunos grandes grupos empresariales integrados en la cámara, el Círculo de Economía y los cargos más destacados de la cúpula de la patronal Fomento del Trabajo han dado pasos importantes en la línea de consensuar a Salvador Gabarró como futuro presidente de la cámara. Gabarró es el presidente del Círculo de Economía y deshoja la margarita para ver si acepta el ofrecimiento.

La Cámara de Comercio de Barcelona preludia una transformación sin precedentes. La corporación ha perdido algunas de sus principales apuestas de los últimos tiempos, como los intentos de gestionar las infraestructuras aeroportuarias y su capacidad de influir en materia de comercio. A cambio, su peso específico como órgano consultivo de la economía catalana ha ganado muchos enteros. Hoy, los cónsules de la institución representan a las principales empresas catalanas -Seat, Gas Natural, Agbar, Nestlé, FCC, Panrico, Nissan, Ercros, Planeta, entre otras-, a las entidades financieras, a los consejos sociales de las universidades catalanas, a las escuelas de negocios y a las fundaciones dedicadas a la difusión de la cultura.

Joan Canals, presidente de la patronal textil, rechaza presentarse como candidato

La Cámara de Barcelona ha perdido el control de la Fira y su papel en la promoción del comercio exterior es menor comparado con el empuje del Consorcio de Promoción Comercial de Cataluña (Copca), dependiente de la Generalitat. Tampoco puede rivalizar con los motores regionales de la economía del siglo XXI en Barcelona, marcada por el empuje de los municipios del área metropolitana y por otros organismos, como el Consorcio de la Zona Franca. Los empresarios de los que depende la renovación de la Cámara piensan seriamente que la institución va camino de convertirse en un organismo prescriptor, que basará su infuencia en la capacidad de sus miembros a la hora de actuar como el auténtico Parlamento empresarial de Cataluña.

Los promotores de la candidatura de consenso sostienen estos argumentos. Por su parte, Gabarró -ex gerente de Roca Radiadores y miembro del Consejo de Administración de La Caixa- termina su mandato en el presidencia del Círculo el próximo mes de junio. Para entonces, el futuro candidato -que ha cumplido 65 años y está retirado de las tareas ejecutivas- podría ser el presidente de la Cámara de Comercio si atiende los requerimientos que le llegan desde el mundo empresarial.

Hoy por hoy, el consenso en torno a esta candidatura es bastante amplio, según diversas fuentes empresariales. Satisface la idea de mantener una línea de continuidad en la cámara respecto a la gestión de Antoni Negre, el presidente saliente, y al mismo la candidatura tiempo recoge las aspiraciones de la patronal Fomento del Trabajo. Esta organización empresarial basa su influencia en los comicios camerales en su potestad de nombrar directamente a nueve vocales en el plenario. El mismo presidente de Fomento, Juan Rosell reconoce: 'Si finalmente decide presentarse, Gabarró contará con nuestro apoyo'.

Aunque Rosell respalda a Gabarró, este último no es el único candidato de la patronal. Inicialmente, Fomento de Trabajo jugó la carta de Josep Cercós -ex presidente de Winterthur- para presidir la cámara y 'probablemente todavía no lo ha descartado del todo', según indican medios empresariales. Cercós tenía el respaldo de algunos empresarios para suceder a Negre en la cámara tras las elecciones de 1998, pero posteriormente su opción ha ido perdiendo fuerza a causa de la crisis de Winterthur. Este vacío sucesorio ha sido ocupado por el ex consejero de Economía de la Generalitat José Manuel Basáñez, quien desempeña al mismo tiempo el cargo de vocal en el comité ejecutivo de la cámara y el de vicepresidente en Fomento del Trabajo. Basáñez, en cualquier caso, mantiene un discreto silencio sobre su futuro.

Antes de conocerse la renuncia oficial de Antoni Negre, el presidente del Consejo Intertextil -la patronal del sector-, Joan Canals, fue señalado también como posible alternativa. Canals manifiesta ahora: 'Sería un honor presidir la cámara, pero no me lo planteo porque mi trabajo profesional en la empresa Pulligan Internacional sería incompatible con el cargo'.

Hasta la fecha, Joaquim Molins, ex consejero del Gobierno catalán y ex diputado de CiU en el Congreso, es el único candidato que ha oficializado su deseo de desempeñar la presidencia de la cámara. Sin embargo, algunos empresarios piensan que Molins es un político reciclado y consideran que su candidatura puede acabar abriendo una brecha que divida la institución en dos bandos, como ocurrió en las elecciones de 1991, cuando se enfrentaron Antoni Negre y Joan Gaspart. Molins ha recibido el apoyo de algunos miembros del pleno de la cámara, entre ellos el propio hotelero Joan Gaspart y el constructor Enric Reyna.

El empuje de Molins

Aunque muchos le consideran un hombre que luciría en una presidencia como la de la cámara, sobrecargada de exigencias protocolarias, en el lado negativo de la balanza otros critican que se trate de un candidato proveniente de la política. Consideran que Molins quiere dar un salto prematuro, cuando apenas hace un año que dejó sus cargos en Convergència Democràtica de Catalunya.

El pacto institucional de la Fira de Barcelona, sellado en septiembre de 2000 por el Ayuntamiento y la Generalitat, le costó a Negre la presidencia del consorcio. La Fira estuvo acosada durante mucho tiempo por el Departamento de Industria de la Generalitat y ahora algunos miembros del plenario de la cámara no le perdonan a Molins su disciplina de partido durante la etapa en la que fue jefe de la oposición de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona.

Otros comparan su candidatura con el empuje renovador, que aupó a la presidencia de la cámara a Josep Maria Figueras en las elecciones celebradas en 1979, tras librar una dura batalla con Riba Ortínez, entonces delfín del presidente de la entidad, Andreu Ribera Rovira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 2001