Diamantino García, el gran ausente

En las celebraciones de los 25 años de existencia del Sindicato de Obreros del Campo se dejará notar la triste ausencia de uno de sus fundadores, el sacerdote Diamantino García, que murió en 1995, a los 51 años. García, que además de presidente del SOC, también fue presidente y fundador de la Asociación Pro-Derechos Humanos de Andalucía, fue un símbolo del compromiso social de un movimiento católico de base, Misión del Sur, del que formaban parte más de 300 religiosos y laicos.

Diamantino García fue nombrado en 1969 párroco de Los Corrales, un pueblo sevillano de 4.000 habitantes en el que la mayor parte de la población activa era jornalera. Cuenta Esteban Tabares, también sacerdote y compañero de misión, en un libro que recopila sus escritos que Diamantino, como era conocido, decidió que se iba con los jornaleros a recoger espárragos en Navarra cuando comprobó que en el pueblo no quedaba nadie. 'El cura también se va', anunció a los asombrados jornaleros.

Más información

Diamantino renunció a su sueldo de sacerdote y pasó a ganarse la vida como jornalero. Criticaba a la Iglesia por haberse convertido en una 'agencia de servicios religiosos'. 'Somos minoría frente a la masa, pero tenemos que ser ejemplo de esperanza', dejó escrito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de octubre de 2001.