Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibáñez Serrador regresa al teatro con 'Aprobado en castidad'

Narciso Ibáñez Serrador (Montevideo, 1935) regresa al teatro, su primer oficio, como director y actor con Aprobado en castidad, de Luis Peñafiel, autor que suele firmar los trabajos 'más serios' del popular creador de espacios televisivos. El estreno supone una nueva etapa del teatro Infanta Isabel de Madrid, donde se estrena mañana, con la sala totalmente reformada.

'Lo que me ha empujado a volver al teatro ha sido el mismo impulso que trabajando en televisión me hacía vestirme de cualquier cosa o interpretar personajes disparatados, y el deseo de que mi mujer y mis hijos me vean sobre un escenario', dice el actor. Ibáñez Serrador recuerda que su papel no es el principal de la obra, que corresponde a Susana Canales, para quien este montaje también supone una vuelta al teatro.

Como en otras experiencias profesionales, Ibáñez Serrador cuenta con gente a la que define de 'cero kilómetros'. En esta ocasión, dos jóvenes actrices, Nieves Aparicio y Sandra Barneda, que debutan en teatro. El montaje cuenta también con actores como Andrés Resino, Yolanda Farr, Mari Begoña y Carlos Urrutia.

La obra es una nueva versión de Aprobado en inocencia, título con que se dio a conocer este texto en 1963, ya que la censura, cuando levantó la prohibición que pesaba sobre la obra desde que se escribiera en 1952, obligó a cambiarlo: 'Aún no he comprendido la diferencia entre un término y otro', señala el autor.

Aceptación decisiva

Entonces el espectáculo lo protagonizaba Pepita Serrador, una de las grandes actrices teatrales del pasado siglo y madre de Ibáñez Serrador. Su fallecimiento marcó el final de las representaciones de esta obra en España, ya que su autor nunca volvió a ceder los derechos. No obstante, durante estas tres décadas la obra sí ha sido representada en numerosos países. 'La aceptación de Susana Canales para interpretar el papel de mi madre [en el doble sentido] ha sido decisiva, sin ella no habría ninguna posibilidad de reponer la obra'.

Aprobado en castidad ha sufrido retoques y modificaciones, aunque no sustanciales. La trama sigue siendo el descubrimiento de un gay dentro de una familia. 'No es nada raro, en mi familia también ha ocurrido', dice Ibáñez Serrador, quien mañana retoma su función 4.023.

'La obra se ha puesto al día, se ha hecho más pícara; entonces, mi personaje tenía 21 años, ahora 66 y barriga, así nadie me podrá decir que soy una vieja starlertte llena de operaciones que se quita 500 años', dice el actor y director a la hora de hablar del trabajo que ha realizado como Luis Peñafiel. Un alter ego cuando escribe obras de teatro y guiones, que empezó a utilizar para tratar de imprimir algo de humildad a sus espectáculos: 'No podía aparecer en los carteles el mismo nombre cuando se decía quién era el director, el actor, el autor..., así que he dejado toda mi vida que las cosas importantes las firme Peñafiel'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de octubre de 2001