El PP incrementa sus críticas contra Canal Sur y llama 'mafioso' al director general de RTVA

Camacho defiende 'los beneficios' del convenio firmado por Andalucía y Extremadura

El Partido Popular subió ayer un peldaño más en sus críticas contra la Radio Televisión de Andalucia (RTVA), una empresa que siempre ha estado sujeta al tiro cruzado de los partidos políticos con todos los dirigentes generales, al hilo del convenio firmado entre la RTVA y la Consejería de Educación de Extremadura, para la emisión de Canal Sur en esa comunidad y de programas propios en las desconexiones. El diputado del PP, José Luis Sanz, calificó de 'mafioso' al director general de RTVA, Rafael Camacho, tanto por el citado acuerdo como por unas declaraciones realizadas a este periódico y de las que se disculpó con la misma carga irónica con las que las pronunció.

De la comparecencia de ayer del director de la RTVA en comisión parlamentaria quedó claro que a los representantes del PP y IU no les gusta ni el protocolo de intenciones firmado por los presidentes de Andalucía y Extremadura, Manuel Chaves y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, para que Canal Sur emita su señal en la comunidad extremeña, como por los programas propios que se emitirán en esta comunidad y que produce el grupo privado Petsa, participado en un 51% por PRISA y un 49%, por empresarios de esa región.

'Se le quiere dar [la producción de contenidos] a un grupo privado por el favor en la trama de Prensa Sur', aseguró el portavoz del PP, José Luis Sanz, quien sin aludir nunca por su nombre a PRISA, aseguró que este grupo 'marca las directrices a Chaves y Rodríguez Ibarra'.

Camacho no entró a ninguna de las valoraciones de Sanz como tampoco a las de la portavoz de IU, Concha Caballero, quien tras afirmar al principio de su intervención que 'todo el berrinche del PP se debe a que un grupo mediático' va elaborar los contenidos específicos que se emitirán en Extremadura, avaló la teoría de Sanz al afirmar que era un grupo 'afín alpoder político en Andalucía'.

'No cargen sobre mí competencias y decisiones que me rebasan', les replicó el directivo de la RTVA, quien a lo largo de su intervención defendió los 'beneficios' del conveno con tres argumentos: por el prestigio que supone el que se reclame la tecnología y los medios de la empresa pública: por el aumento de la audiencia en un millón de personas más y sus posibles derivaciones publicitarias; y por el apoyo a la emergente industria audivisual de Extremadura.

La oposición criticó el que los contenidos que se emitan no estén sujetos a control parlamentario en Extremadura, donde el PP se opuso a la creación de un canal de televisión propio. El portavoz popular, que dejó en la mesa de la presidencia de la comisión un vídeo dado a conocer dias trás con imágenes 'cutres' y 'chabacanas' emitidas por Canal Sur, llegó en un momento de su intervención a acusar a Rafael Camacho de tener 'un talante mafioso' y 'antidemocrático' tanto por 'poner una percha' para que la comunidad extremeña 'se salte la ley', como por unas declaraciones a este periódico.

Las disculpas

En la entrevista, Camacho, en respuesta al vídeo que el PP ha elaborado y enviado al secretariio general del PSOE, José Luis Ródríguez Zapatero, afirmó: 'Estoy confeccionando un vídeo para mandárselo a Aznar sobre el trabajo de sus diputados. La pregunta que le haré a Aznar es si cree que con estos diputados cree que podrá ganar las elecciones en Andalucía un siglo de estos'.

Camacho pidió, a su manera, disculpas al PP: 'Le ruego que no confunda inmunidad con impunidad. No puedo permitir su lenguaje de cafre, zascandil y soez. Yo le pido disculpas en nonbre de sus cortas luces. Fue una respuesta irónica y si usted, que tanto practica la política ficción, ha entendido que tenía que ver con la realidad le pido disculpas'.

Concha Caballero consideró qu el convenio televisivo es 'doloso' con Andalucía, ya que son los andaluces los que financian con 30.000 millones de pesetas anuales a la empresa pública y le presta ese servicio público 'gratis' a los extremeños; y 'vergonzoso' con Extremadura, comunidad 'que se verá sometida al control' del Parlamento andaluz.

Según informó Camacho, el coste del acuerdo de cesión de señal será de 31,2 millones de pesetas hasta finales de diciembre.

El socialista Manuel Gracia denunció la falta de argumentos del PP y la utilización del insulto, al tiempo que aludió a la 'tortuosa tramitación en el Senado' del convenio, donde el PP vetó, por primera vez en la historia de la democracia, un protocolo firmado entre dos autonomías. Convenios similares existen entre Cataluña y Baleares y Madrid y las dos Castillas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción