Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Beatriz Carvajal protagoniza el enfrentamiento entre generaciones de 'Cierra bien la puerta', de Ignacio Amestoy

A Beatriz Carvajal no le da vértigo estrenar en la capital. La obra cuyo reparto encabeza, Cierra bien la puerta, de Ignacio Amestoy, ha viajado en la temporada pasada por los escenarios de muchas de las localidades incluidas en la Red de Teatros de la Comunidad de Madrid. Desde su estreno, el 22 de diciembre en San Sebastián de los Reyes, hasta su cita en Madrid, el pasado jueves, esta obra ha ido de lleno en lleno, 'con gente a las puertas', como recalcó su director, Francisco Vidal. El Centro Cultural de la Villa es el lugar elegido para las representaciones de esta 'crónica de mujeres', según su autor, Ignacio Amestoy, que se felicitó por que en la cartelera madrileña haya, por esta vez, 'la obra de un autor español vivo'. Repleta de actualidad, Cierra bien la puerta refleja los problemas entre una periodista de la generación del 68 y su hija, economista en paro sobradamente preparada. A Beatriz Carvajal, que representa a Rosa, la madre, la acompañan en el escenario Elisenda Ribas, en el papel de la tata, y la joven Ainhoa Amestoy como Ana, la hija.

'En los años setenta era muy duro ser profesional, madre y soltera', dijo Carvajal, 'por eso aquella generación peleó mucho, protegió en exceso y ahora tiene un punto de desconfianza con la generación siguiente, que no puede salir por sí sola'. Carvajal desgranó las localidades por donde ha conocido el éxito de esta obra: Alcorcón, Aranjuez, Móstoles, Valdemoro, San Martín de Valdeiglesias, San Lorenzo de El Escorial o Pinto, entre otras, además de las que en verano han visitado por toda la geografía peninsular. Su autor admitió un solo cambio desde su estreno: al principio, la periodista y su director se comunicaban por fax, y ahora lo hacen por correo electrónico.

Y, como la misma obra, ha crecido la joven Ainhoa Amestoy, que se sube al escenario para dar vida a Ana, la hija de Rosa. 'La mejor escuela es estar sobre las tablas', dijo. Respecto a la obra, no ocultó su vehemencia: 'Es muy adecuada para los jóvenes porque refleja lo que buscamos cuando vamos a un teatro. Por un lado es muy divertida, y por otro, habla de cosas que nos tocan, son muy verdad y muy actuales. Yo soy una economista muy preparada, con muchos masters, pero sin trabajo, y es que las cosas son así, nos cuesta mucho meter el pie en el mundo laboral, estamos todos esperando el relevo, al tiempo que nos cuesta salir de casa'. La tata, Elisenda Ribas, es un bálsamo para el enfrentamiento entre madre e hija. 'En medio del drama, la tata recuerda que siempre hay que poner humor y salir adelante', describió esta veterana actriz.

Además, el Centro Cultural de la Villa comienza, con la publicación de esta obra, su colección de libretos teatrales, que recogerán todos los que se representen en su escenario, como declaró su directora, Teresa Moreno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de septiembre de 2001