Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Gran Premio de Bélgica | FÓRMULA 1

'Schumi' bate el récord de victorias

Diez años después de su debut en Spa, el alemán alcanza el triunfo número 52

En Spa-Francorchamps, el circuito belga en el que debutó hace 10 años al volante de un Jordan (25 de agosto de 1991) y en el que logró su primer triunfo un año después, el tetracampeón del mundo Michael Schumacher (Ferrari) batió ayer con 52 el récord de victorias en la fórmula 1 que poseían el francés Alain Prost y, desde el 19 de agosto pasado en Hungría, el propio piloto alemán, con 51. El Gran Premio de Bélgica, 14ª prueba del calendario, ha sido el octavo del año ganado por Schumacher, a quien sólo le quedan tres registros mundiales por derrocar: el de títulos, en poder del argentino Juan Manuel Fangio, campeón cinco veces; el de número de puntos, que posee Prost, con 798,5 frente a los 782 suyos, y el de primeros puestos en la salida, encabezado por el brasileño Ayrton Senna, con 65 ante los 41 del alemán.

Quince días después de proclamarse campeón del mundo por cuarta vez, Schumacher demostró que su voracidad continúa intacta, y celebró su décimo aniversario en el circo con la autoridad del número uno. El alemán dominó de principio a fin una carrera muy accidentada, caótica, partida en dos, y en la que sus máximos rivales, los dos pilotos de Williams BMW que le precedían en la parrilla de salida, así como el alemán Heinz Harald Frentzen (Prost Hacer), cuarto, fueron eliminándose en la misma arrancada por problemas mecánicos.

Frentzen fue el primero en quedarse clavado y, posteriormente, el coche que no arrancaba era el situado primero, el del colombiano Juan Pablo Montoya, relegado consecuentemente al último puesto. El otro piloto de Williams, Ralf Schumacher aprovechó la pole position que le dejaba Montoya para partir por delante de su hermano, pero Michael sólo le concedió el liderato durante un par de curvas, las que tardó en adelantarle para después tomar el mando hasta que en la cuarta de las 44 vueltas programadas (al final fueron 36), se produjo el accidente entre el brasileño Luciano Burti (Prost Acer) y el irlandés Eddie Irvine (Jaguar) y la carrera quedó parada. Y en la tercera vuelta de reconocimiento del día no arrancó Ralf, cuyo coche quedó suspendido sobre el caballito.

La pista quedó libre para Michael Schumacher y el interés se centró en la pugna por el podio y el subcampeonato. Falló el segundo piloto de Ferrari, el brasileño Rubens Barrichello, que pasó del segundo al quinto puesto por problemas en boxes y perder el alerón delantero después de subirse a un bordillo; a cambio, sobresalieron el escocés David Coulthard (Mc Laren-Mercedes), segundo ayer y en el campeonato, y el italiano Giancarlo Fisichella (Benetton-Renault), que mantuvo un buen duelo con Coulthard. Fisichella fue segundo un buen rato hasta que el escocés le adelantó. Coulthard cerraba así un remonte que le afianza en el segundo puesto del Mundial, mientras que el francés Jean Alesi (Jordan) era sexto e impedía puntuar a Ralf Schumacher, séptimo.

Mal día para los españoles

El Gran Premio de Bélgica resultó especialmente negativo para los españoles. Fernando Alonso (Minardi) se retiró a las primeras de cambio, aunque la organización consideró que el asturiano no había participado en la carrera al anular las cuatro vueltas que se habían dado al circuito antes del accidente de Burti. Alonso, además, había sufrido un espectacular accidente en la sesión de calentamiento. El piloto, que se salió de la curva Stavelot a 240 kilómetros por hora, fue examinado en la clínica del circuito y pudo tomar la salida con el coche de reserva pese a sufrir varias contusiones. Pedro Martínez de la Rosa (Jaguar), por su parte, tuvo que abandonar después que Nick Heidfeld (Sauber) intentara adelantarle junto a otros coches tras la segunda salida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de septiembre de 2001

Más información