Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:DAN MERIDOR | MINISTRO ISRAELÍ DE CUESTIONES ESTRATÉGICAS

'Es preferible la separación a una ocupación que ya dura mucho tiempo'

Dan Meridor, ministro israelí sin cartera encargado de las cuestiones estratégicas, desea suscitar un debate sobre la separación unilateral. Consciente de las dificultades de su puesta en práctica no ha propuesto un plan concreto. A pesar de un acuerdo con los palestinos, la separación sería, según él, la menos mala de las soluciones y permitiría luchar contra una evolución demográfica desfavorable a la población judía.

Pregunta. ¿Desde cuándo y por qué es usted partidario de la separación unilateral?

Respuesta. Antes de nada me gustaría decir que para mí, la prioridad es la de alcanzar un acuerdo final o al menos un acuerdo temporal. Estas dos soluciones serían preferibles a la separación unilateral, pero si no hay acuerdo la separación es una solución en la reserva. Mi percepción de la realidad cambió después de [las negociaciones de] Camp David. Arafat no quiere una paz que ponga fin al conflicto. Quiere el derecho al retorno de los refugiados a Israel, lo que es imposible. Esto modificaría el equilibrio demográfico del país y pondría en cuestión la existencia de un Estado judío. Debemos preguntarnos si la idea que nos guía desde hace una decena de años, según la cual la realidad no puede ser modificada sin un acuerdo, sigue vigente. Yo no lo creo. ¿Cual será la realidad en diez o veinte años si no hacemos nada? Los judíos representan una sólida mayoría del 80% en Israel. Pero si se continúa como hasta ahora, sin frontera, sin partición, sin división, sin línea clara, ésta peligra a largo plazo sobre el plano demográfico. Si nos separamos habrá un Estado palestino y un Estado judío que tendrán un conflicto de fronteras. Creo que esto es preferible a mantener una ocupación que ya dura largo tiempo.

P. ¿Los asentamientos, especialmente los pequeños, serán evacuados?

R. Esa es una de las cuestiones más graves que hay que discutir. Si se llega a una situación donde las fronteras de Israel engloben a los grandes bloques de asentamientos, que representan al 80% de esta población, ya sería una gran victoria.

P. Algunas personas de izquierda hablan de una retirada unilateral, como la realizada en Líbano, sobre la base de las fronteras de 1967. ¿Que piensa usted?

R. En Líbano existe un Estado libanés. Aquí se produciría la creación de un Estado nuevo que jamás ha existido en la historia de esta región. Yo creo que este territorio es mi patria. Ellos creen que es la suya, de ahí el conflicto. La frontera no será la de 1967. Eso no es viable para Israel. Por otro lado, el mundo entero piensa que los asentamientos son el principal obstáculo para la paz, pero no creo que eso sea cierto. Sobre la cuestión de las fronteras hemos estado muy próximos a un acuerdo. El principio sería que los grandes bloques de asentamientos israelíes, que representan a la mayoría de esta población, sigan bajo soberanía israelí. En cuanto a la cuestión de Jerusalén, está claro que no puede ser resuelto en el marco de una separación unilateral.

P. ¿Habrá un cierre de fronteras? ¿Los palestinos podrán ir a trabajara a Israel?

R. No puede haber fronteras abiertas en tiempos de guerra. Si la violencia cesa, entonces se pueden abrir los puntos de paso.

P. ¿Los palestinos podrán declarar un Estado?

R. Este podría ser el resultado. Todo Israel está dispuesto a aceptar un Estado palestino.

© Le Monde / EL PAÍS

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de septiembre de 2001