Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

El Atlético cambia de piel

Los rojiblancos se imponen con autoridad al Jaén en el Calderón

El Atlético abrió la temporada con una esperanzadora amnesia. Nadie recuerda a aquel equipo triste, deprimido y deslavazado de la temporada pasada. Éste, el nuevo Atlético de Luis Aragonés, es ágil, rápido, alegre y listo. Y, además, sabe jugar, se planta a la perfección en el campo y tiene paciencia. 70 minutos de paciencia creando multitud de ocasiones para encontrar el gol en su hábitat natural, en ese lugar donde se desarrolla y vive a gusto: en la bota derecha de Fernando Torres, un chico que cada día se inventa una manera nueva de burlarse de la pelota y, de paso, del portero rival.

ATLÉTICO 2| JAÉN 0

ATLETICO: Burgos; Armando, García Calvo,Hibic, Carreras; Aguilera (Dani, m. 56), Colsa (Roberto, m. 70), Movilla, Stankovic; D. Alonso (Otero, m. 75) y F. Torres. JAÉN: Yepes; Luis López, Quique, Ortega, Chico (Rico, m. 24), Carlos Torres (Rueda, m. 73) Luis, Sierra (C. Montoya, m. 60), Pepelu, Aitor; y Jurado. Goles: 1-0. M. 68. Diego Alonso cuelga desde la derecha, Quique despeja en falso y Fernando Torres, solo, marca de volea colocada. 2-0. M. 87.Dani, de cabeza, a pase de Stankovic. Árbitro. Elizondo. Expulsó a Rico (m. 86), por doble amonestación, y a Ortega (m. 88), por un codazo a Stankovic. Amarilla a Carlos Torres, Jurado, Rico, Sierra, Movilla, Otero y Aguilera. 32.000 espectadores en el Calderón.

Pero antes de que el instinto de Torres transformase una jugada de clase y caracoleos de Dani en un intencionado proyectil con el exterior que ganó más y más potencia hasta alojarse en la escuadra del meta del Jaén, Yepes, el Atlético ya había aprobado el test del nuevo curso. Tampoco es extraño, el Atlético ha mudado la piel como una serpiente y, sobre el campo, sólo había dos jugadores del ansioso grupo del año pasado, Aguilera e Hibic. El resto, los otros nueve, eran novedad en la plaza.

El afán por recorrer millas y millas de banda de Aguilera, el arrojo y la clase en el área de Diego Alonso y Fernando Torres, la batuta impecable de Movilla y la exquisita zurda de Stankovic ya habían fabricado una estampa de control, de criterio, que se tradujo en un caudal de oportunidades desde el primer cuarto de hora, cuando Aguilera, por ejemplo, remató fuera un buen centro de Jovan Stankovic. Oportunidades de gol a las que el Jaén respondía con una agobiante presión, esperando que el Atlético se suicidara él solito mientras declinaba el sol sobre el Calderón. Pero esta vez sucedió lo contrario, fue el Jaén el que primero bajó los brazos.

Al filo del descanso, en el tiempo añadido, dos remates de Alonso, uno al larguero, y un disparo del chaval Torres que se marchó muy cerca del palo, sirvieron de aperitivo al carrusel de bondades que iban a mostrar los rojiblancos en el segundo tiempo. El Jaén, mientras tanto, se defendía con orden y repetía el esquema de equipo visitante en casa del grande: todos atrás y a ver qué pasa. Una evidencia que su técnico, Francisco López, no tuvo incoveniente en reconocer: "El Atlético es un grande y tiene muchas posibilidades de subir".

Los rojiblancos, durante el primer tiempo, jugaron a un altísimo nivel físico y desbordaron con facilidad a sus pares. Una faceta en la que destacaron Armando, Stankovic y Aguilera. Pero las luces sufrían un repentino apagón -o quizá era deslumbramiento por la falta de costumbre-en el área del Jaén, donde Alonso y Torres sufrían para cazar los centros de sus compañeros. Ahí, el corajudo uruguayo, demostró que puede ser un tipo muy útil cuando los partidos exigen ir al choque.

Pero los magnificos apuntes, que se habían quedado en eso, en apuntes en el primer tiempo, se convirtieron en un soberano baño en el segundo. Un baño redondeado por un gol de cabeza de Dani a pase de Stankovic. ¿Quién si no? La zurda del croata enseñó el certificado de aptitud médico en cada pase medido, y fueron muchos, que puso en el área. Incluidos los córners, una jugada de la que el Atlético puede sacar mucho provecho gracias al guante de Stankovic.

Dos chicos nuevos en el Manzanares, Colsa y Movilla, se encargaron de reducir con ingenio las apreturas del medio campo y de deslizar poco a poco en dirección a las bandas esa nueva piel que quiere extender por el campo Luis Aragonés. Una piel con muy buen aspecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de agosto de 2001