Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL

Sofocón en El Cairo

El Al Ahly se aprovecha de un Madrid cansado y partido por el medio que tuvo grandes dificultades para defenderse

Subieron por el pasadizo que conducía a la cámara mortuoria de la pirámide de Kefrén y se embarcaron en un crucero nocturno por el Nilo, y, entre medias, los jugadores del Madrid disputaron un amistoso. Un partido que, en consonancia con el vaivén de la plantilla -es de reseñar la cara de circunstancias del técnico, Vicente del Bosque- fue irregular. Perdió el Madrid. Pero en plena pretemporada y en semejante coyuntura egipcia no se le puede pedir mucho más a la constelación de Figo, Zidane y Raúl. Baste con decir que el francés da síntomas de adaptación al sistema y a sus nuevos compañeros.

Pitó el comienzo y Figo avanzó por la derecha, Savio por la izquierda y Raúl por el medio. Zidane permaneció como eje del trío de ataque, y al minuto la portería de El Hadary estaba bajo asedio. El esquema táctico de Del Bosque, que insiste en el 4-2-3-1, se vuelve saludable para el media punta francés cuando se troca en 4-2-1-3, multiplicando sus opciones de pase con el tridente por delante.

AL AHLY 1| REAL MADRID 0

Al Ahly: El Hadari; Kamouna, Mohamed, Shurki, Awal; Krashaba, Aziz, Hanafi, Bibo; Ibrahim y Ali Maher. Real Madrid: César; Michel, Hierro (Guti, m.46), Karanka, Roberto Carlos; Makelele, Helguera; Figo (McManaman, m.56), Zidane (Celades, m.56), Savio (Solari, m.55); y Raúl. Goles: M. 55, Helguera pierde el balón, Hierro sale mal y Ali Maher se queda solo ante César, lo sobrepasa y centra para Hanafi que remata a placer. Incidencias: 60.000 espectadores. Lleno absoluto en el estadio de El Cairo.

Sumados Roberto Carlos y Helguera al avance del Madrid, el área egipcia se congestionó hasta con seis camisetas blancas. Pero encontrado el acomodo a Zidane surgió el segundo dilema. ¿Quién bajaba si perdían el balón? Al principio, Helguera, y a duras penas. Luego, nadie pudo y el equipo se partió. Como al comienzo de la temporada pasada. Nadie recuperó el balón a tiempo y el bloque acabó por difuminarse con el paso de los minutos. A mayor agotamiento de los jugadores, más se rompió en defensa el equipo. A más de 30 grados, y con el césped seco y duro, el Madrid se quedó tieso. Y en eso llegó el gol del Al Ahly.

Y todo ante la mirada de Del Bosque, cuya frente chorreaba sudor mientras ordenaba los cambios. Entraron Solari, Macca, Celades y Guti y el equipo recuperó el ritmo. Solari aportó llegada desde la izquierda y a Raúl le faltó poco para empatar un partido denso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de agosto de 2001