Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

Jan Ullrich asegura que no participará en la Vuelta a España

La Vuelta a España (8 al 30 de septiembre) será este año un coto exclusivo de españoles. Muchos con posibilidades de ganarla, aunque le faltará el lustre de los más grandes del pelotón internacional, saturados tras el Tour. Puede que no haya ningún ganador de París en la salida de la Vuelta. Lance Armstrong sigue dando largas. Ahora mismo piensa sólo en celebrar en Nueva York su tercer amarillo y preparar el Tour de 2002. Jan Ullrich confirmó ayer lo que ya se sabía, que no acudirá a España. Es lógico, después de haber competido en el Tour y entrenarse en el Giro (como hizo el año pasado en la Vuelta). Marco Pantani es la otra posibilidad. En su caso, resulta factible que pudiera ir a la salida de Salamanca. El problema es su estado de forma. Había anunciado su regreso a la competición para julio, pero lo ha retrasado a agosto. Para septiembre difícilmente podrá esperarse algo de él.

La Vuelta será cien por cien española, con tres polos de atracción. Por un lado, el último campeón, Roberto Heras, con un equipo, el US Postal, menos mentalizado para esta carrera y menos poderoso que el Kelme del año pasado. Tendrá múltiples enemigos. El mayor será el ONCE-Eroski, con tres líderes, empezando por Joseba Beloki, que, tras pensar un año en el Tour, debe reciclarse durante un mes para colocarse el chip Vuelta; Abraham Olano, más descansado, e Ígor Galdeano. El Kelme tiene líderes nuevos: Sevilla, cuyo cuerpo se está adaptando a la exigencia del liderato, y Santiago Botero. Revancha española, como casi siempre. Una Vuelta casera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de julio de 2001