Próxima apertura de una rotonda que mejorará el tráfico en Alcobendas

En los próximos días quedará abierta al tráfico la denominada Gran Rotonda, que será una de las más importantes vías de entrada de vehículos, procedentes de Madrid, a los municipios de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes. Esta rotonda permitirá reorganizar el tráfico entre la carretera de Barajas, la calle de Mariano Sebastián Izuel, el bulevar de Salvador Allende y la conexión con San Sebastián de los Reyes a través de la antigua carretera N-I. Esta conexión será utilizada por los automovilistas para acceder a la avenida de España, la arteria que divide a las localidades de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes.

Dos años de obras, de cortes constantes de tráfico, de movimientos de tierras y de desvíos alternativos han puesto a prueba la resignación de los vecinos de Alcobendas (94.000 habitantes) y San Sebastián de los Reyes (60.000).

Los operarios están ya finalizando la operación de asfaltado para dar vía libre a este nudo fundamental para estas ciudades, ya que supone una importante reordenación urbanística.

Retrasos

Las obras, encargadas a la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), han sufrido a lo largo de 24 meses numerosos parones. Estos trabajos se detuvieron a finales de 1999, cuando fue descubierto un antiguo vertedero bajo los terrenos, lo que hizo que el proyecto sufriera una modificación que incrementó su coste hasta 900 millones de pesetas, sufragados en su mayor parte por Desarrollos Ikea, aunque también han aportado, en menor grado, el Consorcio Urbanístico de Moscatelares (formado por el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes y la Comunidad de Madrid) y el Ayuntamiento de Alcobendas.

Pero la causa principal del retraso ha sido que la empresa promotora sueca Desarrollos Ikea y la empresa constructora FCC no se ponían de acuerdo. En su día fue necesaria la intervención de los consistorios de los municipios de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes para propiciar un acuerdo y que se reanudaran las obras. Pero un nuevo parón se produjo en la primavera de 2000 y el proyecto volvió a sufrir otro importante retraso.

Los trabajos han supuesto que esta nueva glorieta elevada tenga accesos tanto de entrada como de salida a Alcobendas, a San Sebastián de los Reyes, a la carretera de Barajas, a la antigua N-I y, desde aquí, a la M-30 y la M-40 hacia Madrid capital.

Cuenta con dos carriles de circulación en cada sentido y ramales de conexión de carril único, y aceras a ambos lados de la carretera de Barajas y la avenida de España. La rotonda, que tiene una superficie de 4.000 metros cuadrados en forma de anfiteatro, tendrá su interior ajardinado. Por esta glorieta está previsto que circulen al año más de 50.000 vehículos, según fuentes municipales; entre ellos, los autobuses públicos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción