_
_
_
_
GENTE

TRES EN UNO

Con el pelo recogido, luciendo un collar de perlas, un traje de chaqueta y pantalón gris y una sonrisa de oreja a oreja, la popular cantante canadiense Celine Dion bautizó ayer en Montreal a su hijo René-Charles Angelil, rodeada de miles de curiosos y acompañada de unos 250 invitados. La intérprete del tema principal de la película Titanic; su marido, el productor René Angelil, y el hasta ahora único hijo de la pareja -nacido el pasado 25 de enero tras un tratamiento de inseminación artificial-, llegaron a la basílica de Notre Dame a bordo de una limusina estilo Hollywood, precedidos por una escolta de motoristas. La parroquia -utilizada para los grandes acontecimientos de la ciudad, como el funeral por el ex primer ministro Pierre Trudeau- también fue el lugar elegido por el matrimonio para celebrar su espectacular boda en 1994, cuyos votos renovaron en Las Vegas en una fiesta de las mil y una noches en enero de 2000. La ceremonia, que duró 40 minutos, fue celebrada de acuerdo con el rito de la Iglesia católica melkita griega, similar a la Iglesia ortodoxa griega -el niño recibe al tiempo el bautismo, la comunión y la confirmación-, siguiendo las creencias religiosas del padre del neófito, de origen sirio. El niño no dejó de llorar hasta sentir las notas interpretadas por un cuarteto de cuerda, según testigos del acto. Posteriormente la pareja obsequió a sus invitados en la imponente mansión donde viven, en una isla cercana a la ciudad.

Celine Dion y René Angelil, con el pequeño René-Charles, ayer en la puerta de la basílica de Nôtre-Dame de Montreal.
Celine Dion y René Angelil, con el pequeño René-Charles, ayer en la puerta de la basílica de Nôtre-Dame de Montreal.ASSOCIATED PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_