Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CONFERENCIA POLÍTICA DEL PSOE

La Conferencia política empuja al PSOE a reforzar los valores de izquierda

Los socialistas consolidan el sistema de primarias y limitan a tres los mandatos de sus dirigentes

Los cambios internos en el PSOE serán a partir de hoy un hecho con la consagración de las primarias, la imposibilidad de que sus dirigentes permanezcan en el cargo más de tres mandatos, las listas abiertas para elegir a sus candidatos y la apertura a los simpatizantes. Todo con cautelas, por lo que la voluntad final de cambio se apreciará más en un próximo reglamento.

'Entré como enmendante y salgo como ponente'. Esta frase del presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, pone de manifiesto el espíritu que presidió el trabajo de los 800 militantes socialistas que ayer participaron, divididos en tres comisiones, en los trabajos de la primera Conferencia Política del PSOE. El afán por compatibilizar el respeto, la reivindicación y la asunción de todo el pasado socialista, sus valores, sus tradiciones, con la necesidad imperiosa de cambiar su ideario y sus objetivos ante las transformaciones de la sociedad actual ha dirigido los trabajos de la ejecutiva. Para tener la fiesta en paz en este cónclave que se celebra en Madrid, la ejecutiva ha tenido que aceptar casi el 40% de las enmiendas presentadas por los militantes.

Rodríguez Ibarra trabajó codo con codo con Jordi Sevilla y con el secretario general de los socialistas castellano-manchegos, José María Barreda, como ponentes del Manifiesto Político, haciendo frente a los enmendantes. Hace un año cada uno de ellos apoyó a un candidato diferente para la secretaría general del partido.

El Estado, la Renta Básica de Ciudadanía, la sociedad de la información y el proyecto europeo fueron los apartados que más debate suscitaron. Mucho quedó resuelto cuando en el apartado de la fiscalidad se añadió decenas de veces a lo largo del texto que el sistema que propondrá el PSOE en su programa electoral tendrá como línea conductora la 'progresividad'.

En este capítulo intervinieron activamente Francisco Fernández Marugán y los miembros de Izquierda Socialista Juan Antonio Barrio de Penagos y Manuel de la Rocha. Se esperaba con gran expectación la intervención de José Borrell, que vio asumidas algunas de sus propuestas, aunque no en la totalidad. La Renta Básica de Ciudadanía fue apoyada por Borrell, pero consiguió que se pusiera en relación esa figura con las políticas sociales y con la fiscalidad. Así, el ala izquierda del partido, guerristas e Izquierda Socialista, incluyeron en el texto oficial propuestas de participación de los trabajadores en los beneficios de las empresas y límites al despido de empresas con beneficios.

El PSOE apuesta por los principios de la Libertad, Igualdad y Solidaridad, por un nuevo impulso al Estado e Bienestar, por el fortalecimiento de las ofertas públicas de Sanidad y Educación, por evitar los riesgos de la 'rebelión de los ricos' que cada vez utilizan más los servicios privados con la consiguiente ruptura del Estado de Bienestar. Estos principios que figuran en el manifiesto han satisfecho a todas las sensibilidades del partido. Lo dijo Jordi Sevilla y lo ratificó Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

El modelo territorial de España no se desarrolla en exceso en este idiario salvo para afirmar la voluntad de avanzar hacia un modelo federal y proponer con firmeza la reforma del Senado. Tampoco era objeto de esta Conferencia hablar de la financiación autonómica. El temor a que saltasen chispas era demasiado grande como para mantener la reunión prevista entre Zapatero y los barones. Lo harán la semana que viene.

El presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, y el de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, se manifestaron contra las elecciones primarias. Pero las acatan. Y todos aceptaron unas innovaciones internas de gran calado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de julio de 2001