Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LIDIA

Los taurinos condicionan la huelga a una última reunión con Sanidad

12 asociaciones piden que se permita comercializar la carne de lidia

Casi quinientas personas del mundo de los toros se reunieron ayer en Madrid. De empresarios a banderilleros, no faltó nadie. Así, el gerente de Las Ventas, José Luis Lozano; el ganadero Fermín Bohórquez y los matadores de toros Julián López, El Juli y Miguel Abellán, al lado del también empresario Eduardo Canorea y el también ganadero Conde de la Maza.

Tras dos horas de reunión, se daba a conocer el resultado en forma de comunicado. La asamblea resolvía por unanimidad 'respaldar a sus representantes en la negociación que se sigue con la Administración respecto a la incidencia de la orden de Sanidad sobre la carne de lidia', y, también por unanimidad, se acordaba 'facultar a sus representantes para que, en caso de que la Administración no dé soluciones a las necesidades básicas expuestas en la reunión prevista para el próximo 19 de julio, se produzca un cese de actividad en recintos taurinos de toda España desde las cero horas del martes 24 de julio próximo y de forma indefinida'.

Las rúbricas a pie de página daban cuenta de las 12 asociaciones taurinas que amparan a la totalidad de los sectores taurinos. Respaldados unos y facultados otros, 'todo depende de lo que ofrezca el subsecretario Manuel Lamela, con el que está prevista la cita', en palabras de uno de los firmantes.

Razón técnica

'La fecha responde a una razón técnica. Son los días que tienen que pasar desde que se solicita una huelga hasta que se recibe la autorización pertinente', explicaba, terminada la reunión, el ganadero Eduardo Martín Peñato, que, junto al empresario José Luis Lozano, el banderillero Federico Navalón, el representante de los toreros Luis Álvarez y el portavoz de todos ellos, Jaime Sebastián de Erice, componen la comisión de cinco miembros en la que recae la responsabilidad de decidir o no la huelga.

Según fuentes de esta comisión, el paro sólo afectaría a plazas de toros o recintos cerrados, y sólo en España (que no en Francia). Los espectáculos de calle, como la suelta de vaquillas, en los que no hay profesionales del sector (ni toreros ni empresarios), 'no son controlables'.

Según el comunicado, en lo que va desde la promulgación de la orden ministerial (1 de julio) se han suspendido, dejado de programar o aplazado un centenar de festejos, aunque no se especifica cuáles ni aporta datos. El mundo taurino pretende que la Administración vuelva a la situación anterior (en la que se ofrecía 'una compensación' de alrededor de 320 pesetas por kilo de carne quemada). Eso o permitir que se venda la carne previo test priónico que asegure que está libre de encefalopatía espongiforme bovina (EEB).

Según estimaciones de los afectados, las pérdidas del sector podrían ascender a 2.000 millones de pesetas si no se les permite vender las canales de las reses lidiadas, y además se les exige que corran con los gastos de incineración.

Caso de llevarse a cabo la huelga, las primeras ferias afectadas serían las de Valencia, que empieza hoy, y la de Santander, que empieza el sábado, y ambas estarán el día 24 en plena celebración. A continuación, Huelva y Vitoria. El 15 de agosto, caso de llegar hasta ahí, toda España se vería afectada por una situación completamente nueva en más de dos siglos de fiesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001