Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

Aplausos ante la comisaría de la Ertzaintza

Bakea eta askatasuna. ETA ez (Paz y libertad. ETA no). Este lema volvió a encabezar ayer una nueva manifestación contra la organización terrorista. Esta vez fue en Tolosa, donde miles de personas recorrieron en silencio las calles de la ciudad en repulsa por los asesinatos del ertzaina Mikel Uribe y el concejal de UPN José Javier Múgica.

La marcha partió a las ocho de la tarde de la plaza del Triángulo. El lehendakari, Juan José Ibarretxe; el ministro de Administraciones Públicas, Jesús Posada; el presidente del Parlamento vasco, Juan Mari Atutxa, y el diputado general de Guipúzcoa, Román Sudupe, acompañados de Patxi Arrizabalaga, de ELA, así como de representantes de todos los partidos, salvo EH, portaron la pancarta contra ETA. La manifestación contó también con la presencia del presidente del PNV, Xabier Arzalluz, y las viudas de los ertzainas también asesinados por la organización terrorista Montxo Doral y Joseba Goikoetxea, Cristina Sagarzazu y Rosa Rodero, respectivamente.

Los manifestantes cruzaron delante del bar donde hace un año fue asesinado el ex gobernador de Guipúzcoa Juan Mari Jáuregui. Pasaron también por la comisaría de la Ertzaintza, donde prorrumpieron en aplausos. La marcha concluyó de nuevo en la plaza del Triángulo, donde Idoia Sagarzazu, cuñada de Montxo Doral, leyó un comunicado de solidaridad con las familias, amigos y compañeros de las dos últimas víctimas de ETA, a la que pidió que deje de matar. La protesta terminó con un minuto de silencio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001