Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La negociación para cambiar los convenios sigue sin avances

La reforma de la negociación colectiva se mantiene estancada pese a la nueva reunión que ayer mantuvieron sindicatos y patronal en la sede del Ministerio de Trabajo. Una negociación que según Fernando Puig-Samper, secretario de Acción Sindical de CC OO, avanza con 'demasiada lentitud'. En este sentido, los sindicatos lamentaron ayer 'la ausencia de propuestas concretas' por parte de la patronal, y opinaron que 'si no se produce un cambio sustancial, las reuniones del mes de julio habrán servido muy poco'.

Las diferencias entre unos y otros radican en el protagonismo que deben tener los convenios de empresa frente a los convenios sectoriales. Mientras la patronal defiende que las empresas puedan negociar acuerdos puntuales con sus trabajadores, UGT y CC OO apuestan por convenios sectoriales de ámbito nacional que sirvan de contexto regulador para que luego las empresas negocien con sus empleados.

Una frase resume los objetivos que persiguen ambos sindicatos: 'Más y mejor negociación colectiva'. Pero la posición de la CEOE sigue siendo, según Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT, la de 'debilitar los convenios colectivos, dando mayor papel a los contratos individuales'. Para Ferrer, esta posibilidad negaría a los trabajadores cualquier opción real de negociación, y recordó que el 98% de las empresas españolas emplean a menos de 50 trabajadores: un número insuficiente a la hora de plantear reivindicaciones frente a cada empresa.

De la reunión de ayer -la tercera en 15 días- se esperaba, además, que el Gobierno definiera su postura. Los sindicatos intuyen el respaldo que el Gobierno ofrece a la patronal, y se quejan del silencio que mantiene acerca de los convenios sectoriales: 'La pretensión del Gobierno es fortalecer el protagonismo del ámbito de empresa, sin hablar de la negociación sectorial', se quejaba ayer Toni Ferrer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001