Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

"Soy perfecta para trabajar con la política de Estados Unidos"

Anita DeFrantz es la única mujer aspirante y la más joven. Ha llegado más lejos que cualquier otra, pero sus posibilidades de ascenso parecen pocas. Es de la minoría femenina de los miembros, apenas el 10%, y de Estados Unidos, que siempre ha tratado de mediatizar al COI con el enfado de éste, aunque ella haya tratado de mediar.

Pregunta. Parece tener dos desventajas: sexo y nacionalidad.

Respuesta. Cada miembro emite su voto. Nadie puede verlo, nadie sabe quién vota por quién; se respeta el derecho a la intimidad en el momento de la votación. Y, bueno, he sido mujer y estadounidense toda mi vida. Pese a ser mujer, soy fuerte. Creo que forma parte de mi carácter. Me enfrenté al hombre más fuerte del mundo [el presidente Jimmy Carter, que boicoteó los Juegos de Moscú 80], cosa que da muestras de mi fortaleza. Defendía que un sueño se haga realidad. Ahora lo entiende y lo que son los Juegos Olímpicos. En Montreal 76 me di cuenta de lo especial que era el movimiento olímpico. Pensé que debía formar parte de aquello el resto de mi vida, y que algún día me llamarían para dirigirlo. Así que todo esto ha formado parte de mi viaje. He experimentado todos los aspectos del movimiento olímpico. Y como estadounidense, soy perfecta para trabajar con la política de mi país, pues siempre he tenido acceso al gobierno. Así que es estupendo que lo sea.

P. Pero su país sigue igual.

R. La Administración de Clinton ha sido el mejor apoyo que hemos tenido jamás, y Bush ya se ha comprometido a que los Juegos de Invierno de Salt Lake City 2002 cuenten con 179 millones de dólares para seguridad y otras cosas. El COI es una organización no gubernamental, y la Administración estadounidense actual lo ha entendido perfectamente.

P. Usted le debe mucho a Samaranch. ¿Seguiría su línea de actuación?

R. Samaranch ha creado muchísimas cosas para nuestro futuro. Ha construido unos cimientos fortísimos. Yo siempre le he llamado 'el presidente de la inclusión'. Me ha incluido a mí como miembro, a la mujer, al mundo entero en el movimiento olímpico, a las federaciones internacionales, a los atletas como miembros electos, a magníficos miembros del COI de todas partes del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de julio de 2001