Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Internacional

El 'Calcio' mueve 76.000 millones

Los clubes italianos, con deudas por valor de más de 170.000 millones, hacen circular en sólo una semana una cifra récord de dinero

Son días de fiebre alta para el mercado futbolístico italiano. En poco más de una semana el calcio ha movido 76.000 millones de pesetas. Nueve grandes nombres cambian de camiseta y movilizan las finanzas: Zidane, Rui Costa, Veron, Thuram, Inzaghi, Nedved, Buffón, Toldo y Nakata están confirmados. Otros como, Vieri, están a la espera de confirmarse. Casi un tercio del dinero que ha circulado, cambiando de mano a mano, de club a club, durante la semana pasada ha sido invertido en porteros: más de 20.000 millones.

El Juventus, segundo clasificado en el campeonato italiano el curso pasado, ha hecho circular por sus cajas unas cifras desorbitadas. Ha gastado 22.350 millones y ha vendido por valor de 11.500 millones. Unas operaciones financieras que incluyen el traspaso más caro de la historia (el de Zidane al Real Madrid) y el mayor desembolso jamás hecho por un portero (la contratación de Buffon por 7.500 millones).

MÁS INFORMACIÓN

Una efervescencia singular con algunos detalles muy significativos. Para cerrar la operación de 8.000 millones de pesetas que permitió al Milan fichar a Rui Costa del Fiorentina, que ya tenía apalabrado el traspaso del jugador con el Parma, los milaneses jugaron la carta de Silvio Berlusconi, actual presidente del Gobierno italiano y propietario del club. Berlusconi se comunicó personalmente con Rui Costa para que aceptase la oferta de su club.

Hasta no hace mucho, cuando se concretaba un pase de semejantes dimensiones económicas, los dirigentes y procuradores se miraban asombrados y hacían comentarios que no disimulaban un cierto embarazo: 'Hemos hecho una locura -dijo el presidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz, cuando en 1999 fichó a Nicolás Anelka- pero para ganar hay que invertir'. Hoy, ante un mercado de alocados números que ha disparado la inflación en el mercado de futbolistas, no se escuchan comentarios como aquel de Sanz. Ya ni siquiera hay vértigo. Los dirigentes se han acostumbrado a caminar junto al abismo.

Según los datos de la Comisión de Vigilancia de las Sociedades Futbolísticas, en Italia los clubes sufren un grave endeudamiento (entre Primera y Segunda División) que alcanza los 172.000 millones de pesetas. Hay sociedades como, por ejemplo, el Fiorentina que está al borde de la quiebra.

Para los observadores, no es una casualidad todo este movimiento que se ha desencadenado en los últimos días. El juego es este: el cierre de los balances de la temporada anterior fue fijado para el pasado 30 de junio, los clubes inscriben las operaciones de venta y, por lo tanto, el dinero que entra en el balance que están cerrando en estos días, de modo que esta inyección aconómica ayude a cuadrar las cuentas de la temporada ya finalizada.

Sin embargo, las operaciones de compra, es decir aquellas en las que el dinero sale de las cajas, se incriben en el balance de la próxima temporada que tiene como fecha de inicio el 1 de julio.

Pero los clubes también tiene en cuenta otra fecha importante que los empuja a cerrar sus negocios en estos días. El próximo 13 de julio es el límite que la Comisión de Vigilancia tiene en cuenta como último día para el cierre del mercado 2000/2001. Es decir, para la Comisión todas las operaciones realizadas hasta esa fecha (el mercado en realidad sigue abierto hasta el 28 de septiembre) se pueden incluir en los balances de la temporada apenas finalizada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de julio de 2001