Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP dice que el PSOE montó esta campaña al perder el voto emigrante

Las conclusiones del PP sobre el caso Formentera, que titulan La verdad del caso Mapau, se reducen a una defensa a ultranza de la legalidad en todas las actuaciones del entonces presidente balear de ese partido, Jaume Matas, para promover el voto emigrante y a un ataque generalizado contra el PSOE: por las reformas legales introducidas en esos censos de residentes ausentes y por 'orquestar' una campaña contra esos registros tras constatar su pérdida de influencia.

Dos diputados autonómicos del PP culminaron la semana pasada un informe de 61 folios sobre el caso Formentera, tras estar presentes en la comisión de investigación del Parlamento balear sobre el asunto. No admiten ninguna autocrítica. En todo caso, aceptan errores y actitudes comunes a otras administraciones. Y las demostradas irregularidades en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) las achacan a que se duplicó hasta 973.979 votantes tras reformarse en 1995 el procedimiento de inscripción para tener derecho a sufragio al suprimirse el requisito de solicitud y hacerse de oficio.

Los investigadores del PP recuerdan que esa reforma la aprobó el PSOE. Subrayan que el peso del voto emigrante en Baleares es mínimo en comparación con otras regiones y que la participación de esos votantes es escasa. Hacen todas esas consideraciones para derivar que el PSOE no ponía problemas a esos censos cuando ganaba las elecciones entre los emigrantes. Y destacan que a partir de las generales de 2000 ese escenario dio un vuelco de casi 30 puntos, con lo que el PP (42,29%) superó por primera vez al PSOE (40,13%). Giro que en alguna provincia fue de 60 puntos. A pesar de ello, el PSOE ganó al PP en el CERA en nueve comunidades. No en Galicia. Ni en Baleares, donde el PP concentró el 63% de ese voto y más en Formentera. El PP explica ese resultado 'espectacular' al habitual apoyo de los emigrantes al partido en el poder y a la buena labor institucional. Y se señala que algo similar ocurre con concentraciones del 70% del voto del CERA para el PSOE en Almería o Extremadura o superiores al 90% al PNV en Euskadi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de junio de 2001