Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS

Los días de la cera

La obra literaria de Anjel Lertxundi (Orio, 1948) va poco a poco dándose, por fortuna, a conocer fuera de su entorno natural, el de la literatura escrita en lengua vasca, a través de las traducciones que se publican en grandes editoriales. Este año ha sido importante en el aspecto de la traducción de sus textos al castellano, quiérase o no, una de las puertas con la que cuenta la literatura vasca para darse a conocer. Nada menos que tres obras de Lertxundi se han editado en castellano: El cuaderno de tierra firme, en una colección juvenil; El huésped de la noche, en una editorial del País Vasco y éste, Los días de la cera.

Perteneciente, al igual que Un final para Nora y El huésped de la noche, a la tetralogía que Lertxundi dedicó al cultivo en euskara de grandes mitos de la literatura europea, Los días de la cera sitúa al lector frente al mito de la creación literaria.

La escritura de Lertxundi se caracteriza por su especial atención a la tradición y a una conciencia exquisita para la creación de una lengua literaria, quizá algo arcaizante, y por su tratamiento neurótico del tema. Sobre el discurrir del argumento narrativo, Lertxundi prefiere el diseño de una obsesión, en este caso la escritura de una novela, que se expande en torno a las reflexiones del narrador.

Montada sobre dos planos narrativos, la novela cuenta un triángulo amoroso que se configura en un baile de disfraces, que simula una danza de la muerte, y dos años más tarde la obsesión del narrador, Michel, quien pretende contar la historia de su relación sentimental con Ada, la protagonista, que terminó trágicamente.

La novela se plantea, pues, como una novela sobre la escritura de una novela, una perspectiva sobre la creación literaria, que desde la referencia del principio: 'Se lo di escrito en cera para que lo leyeran' (San Agustín), recrea un mundo referencial y metanarrativo, que se estructura en torno a un conocido libro de la literatura vasca, a la reflexión crítica del Diccionario de Narratología, de C. Reis, y la visita que el narrador recibe de famosos escritores cuya ayuda acepta para explorar sobre el hecho literario.

Novela postmoderna sobre la construcción y las voces de la novela Los días de la cera se muestra como un texto rico en connotaciones simbólicas, en un intento de racionalizar una historia antes de que el personaje caiga en una estado de locura.

Anjel Lertxundi: Los días de la cera. Alfaguara. Madrid, 2000, 2.600 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de junio de 2001