Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro menores se amotinan en un módulo del reformatorio de El Pinar

La dirección pidió ayuda a los 'antidisturbios'

Cuatro menores autores de delitos, de los 19 internados por orden judicial en el reformatorio de El Pinar (Fuencarral), se amotinaron ayer durante una hora en uno de los módulos del edificio. En ese tiempo rompieron parte del escueto mobiliario de la habitación donde se encerraron, formado por dos camas, una mesa y dos taquillas, y se negaron a deponer su actitud violenta y a sumarse a las actividades comunes. Ante el cariz de los hechos, la dirección de este reformatorio, el único de Madrid regido por una entidad privada, la asociación Cicerón, avisó a la policía.

A las 14.30 los agentes de la Unidad de Intervención Policial (antidisturbios) penetraron en el módulo donde permanecían los amotinados. Según portavoces policiales, 'rápidamente los redujeron y les intervinieron tres patas metálicas de mesa, un palo de madera de 60 centímetros, un trozo de silla metálica, cuatro metros de cable y una cajonera'. Uno de los agentes fue atendido por una contusión en una mano.

Portavoces de la Consejería de Servicios Sociales aseguran que entre los internos no hubo lesionados y explican que la revuelta se produjo 'porque los jóvenes tendrían un mal día', sin que hubiera un desencadenante. También la consejera de Servicios Sociales, Pilar Martínez, restó ayer en la Asamblea gravedad al incidente y señaló que en un centro de reforma de menores 'las actitudes violentas son algo que ocurre con frecuencia'. 'Los menores que están en El Pinar son chavales excarcelados, con conductas antisociales y muchas carencias, y no podemos tocarles con una varita mágica para resolver sus problemas. El trabajo educativo y disciplinario con ellos es complejo; a veces se adelanta y a veces se retrocede', añadió Martínez.

Sin embargo, la diputada de IU María Luisa Sánchez Peral criticó en el pleno de la Asamblea que El Pinar 'lleve cuatro meses de conflicto en conflicto', desde su apertura, el pasado 13 de enero. Servicios Sociales replica que estos incidentes ocurren también en otros reformatorios. Este centro nació rodeado de polémica porque la entidad que lo gestiona carece de experiencia en el sector y porque padres y profesores del cercano instituto San Fernando rechazan tener este recinto próximo a sus aulas.

El pasado 21 de abril dos internos huyeron de El Pinar, y aún no han sido detenidos. Días antes se abortó otro intento de fuga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de junio de 2001