Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se muestra dispuesto a reducir los requisitos para nombrar al Consejo de Administración de la CCRTV

Dos semanas después de que el Gobierno presentara su borrador para la reforma de la Corporación Catalana de Radio y Televisión (CCRTV), el organismo que engloba a Catalunya Ràdio y TV-3, los grupos parlamentarios de CiU y el PP han 'avanzado mucho' en sus negociaciones para conseguir un acuerdo sobre ella. Uno de los puntos en que el PP se muestra dispuesto a aceptar las posiciones de CiU es el relativo a reducir la mayoría parlamentaria exigida para nombrar al Consejo de Administración de la CCRTV.

El presidente del PP de Cataluña, Alberto Fernández Díaz, expresó ayer su deseo de que los otros tres grupos parlamentarios puedan sumarse a los acuerdos. No parece tarea fácil, porque el acercamiento entre CiU y el PP se orienta en dirección contraria a lo que pretenden el PSC, ERC e Iniciativa-Verds.

Estos tres últimos grupos aspiran a que la reforma de la radiotelevisión de la Generalitat sirva por lo menos para dos cosas: librarla del control que el Gobierno catalán ejerce sobre ella y dotarla de un sistema de financiación que le permita reducir o eliminar su déficit crónico y sus deudas.

Éste es, por lo demás, el objetivo que movió a la izquierda y al PP a impulsar al principio de la legislatura el debate sobre la organización de los medios de comunicación de la Generalitat. El primer fruto de aquel debate fue la creación del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), que se aprobó con un elevado grado de acuerdo entre todos los grupos. El segundo debía ser la reforma de la CCRTV.

Librar a la CCRTV del control gubernamental sólo es posible si el director general, o presidente, deja de ser nombrado por el presidente o el Gobierno de la Generalitat, y si el Consejo de Administración de la CCRTV deja de ser una reproducción de la mayoría parlamentaria, tal como han pedido tanto los sindicatos como los profesionales y los partidos de la oposición.

Sin embargo, la propuesta de CiU, a la que el PP ha dado ya su acuerdo inicial, consiste en que el director general o presidente siga siendo nombrado por el Gobierno o el presidente de la Generalitat y la mayoría de dos tercios hasta ahora necesaria para elegir a los miembros del Consejo de Administración se reduzca a mayoría absoluta. Es decir, la mitad de la Cámara más uno. En la actualidad, la suma de CiU y el PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001