_
_
_
_

La Generalitat obliga al golf de El Prat a rehacer el proyecto de la desalinizadora

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

La Agencia Catalana del Agua (ACA), organismo dependiente de la Generalitat, ha obligado al Real Club de Golf El Prat, promotor del campo de golf de Torrebonica y Can Bon Vilar de Terrassa, a repetir la redacción del proyecto de construcción de la planta desalinizadora del complejo. El Departamento de Medio Ambiente corrigió ayer una información facilitada por la Asociación para la Defensa y el Estudio de la Naturaleza (ADENC) y puntualizó que la concesión de reutilización de agua de la depuradora de Les Fonts para el futuro campo de golf de Terrassa ya está otorgada y no se ha cuestionado nunca. En su momento se consideró que era técnicamente viable al entender que el caudal de la depuradora era el apropiado a la demanda de agua.

La entidad ecologista ADENC denunció ante el Síndic de Greuges posibles irregularidades en la tramitación del proceso de construcción de la planta. Tras la intervención y las sugerencias de Anton Cañellas, la Agencia Catalana del Agua concluyó que sólo debía repetirse el proyecto de construcción de la desalinizadora, que los promotores tendrán que financiar y ejecutar íntegramente, volver a someter a información pública y repetir el trámite de audiencia.

Manel Cunill, coordinador de ADENC, explicó que este trámite puede durar meses. En su opinión, sería 'temerario' que en estas circunstancias el Ayuntamiento de Terrassa tramitase la autorización de licencia de obras hasta que la ACA resuelva, si es necesario, la nueva concesión de agua. Cunill recuerda de esta forma al consistorio su compromiso 'de no autorizar el proyecto del campo de golf hasta que no disponga de la concesión del agua'.

Dos años después de iniciarse la polémica, el proyecto del campo de golf de Torrebonica continúa encontrando escollos que retrasan el traslado del Real Club de Golf El Prat. Según el club, las obras se acabarán a final del 2002 o principios de 2003, pero en estos momentos, la justicia aún tiene abiertas varias causas sobre el campo, presentadas por partidos y ecologistas del Vallès.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_