Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia archiva definitivamente el caso que provocó la dimisión del consejero Jaume Roma

La Audiencia de Barcelona ha archivado definitivamente el caso por presunto soborno abierto contra el ex consejero de Política Territorial y Obras Públicas Jaume Roma, al no existir pruebas de que diese un trato de favor a la empresa que le construyó su chalé en Canovelles y por irregularidades en la tramitación de la causa. El caso ya fue archivado por el Juzgado de Instrucción número 4 de Granollers, pero las acusaciones recurrieron y ahora la Sección Sexta de la Audiencia ha confirmado el archivo.

Jaume Roma dimitió del cargo de consejero en 1995, a los seis meses de tomar posesión, tras hacerse público un asunto en el que se le acusaba de adjudicar a dedo algunas obras públicas a la empresa Tradsa, del empresario Antonio Sánchez Albero, cuando el político ocupaba altos cargos en el Servicio Catalán de la Salud y todavía no era consejero. A cambio, Tradsa habría cobrado cerca de 15 millones de pesetas por construir a Roma su chalé, que las acusaciones, principalmente los acreedores subcontratados, cifraron en más de 89 millones. El ex consejero siempre negó haber dado un trato de favor a Tradsa y aseguró que su casa le había costado alrededor de 40 millones. La investigación judicial sólo pudo determinar el origen de facturas por valor de 30 millones.

La Audiencia indica que en la 'profusa instrucción' de la causa se aportaron facturas por 58,2 millones, pero el tribunal considera que no todas correspondían a la casa de Roma. Lo que sí se ha probado es que el ex consejero abonó por el chalé 41,9 millones y, debido 'a la ineficacia de haber procedido a un peritaje del chalé durante la instrucción', los jueces dan por hecho que el precio de mercado de la casa se situaba en torno a los 40 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 2001