Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Cuartos de final de la Liga ACB | BALONCESTO

Unicaja explota las carencias de un Pamesa sin ningún juego exterior

En el cruce teóricamente más igualado de los cuartos de final, el Pamesa ofrece notables carencias que pueden ser decisivas. La principal, su juego exterior, débil en la última fase de la Liga y un desastre sin paliativos ayer. Ni Berni Álvarez ni Víctor Luengo supieron nunca como romper la la fuerte defensa de Unicaja y entre los dos aleros titulares sólo sumaron una canasta.

En la defensa cimentó Unicaja su aparente cómoda victoria. Mus Sonkó desquició a Nacho Rodilla, que jugó casi toda la segunda parte de escolta porque Luis Casimiro optó por entregar la dirección del juego a Jordi Millera, que imprimió un ritmo más acelerado que sólo bastó al Pamesa para evitar la paliza (47-33 al descanso). Sólo Durham hizo alguna aportación desde fuera de la bombilla, pero desapareció cuando Mrsic se encargó de su marcaje.

UNICAJA MÁLAGA 77| PAMESA VALENCIA 66

Unicaja: Jaumin (7), Sonko (13), Mrsic (16), Abrams (9), Petruska (5) -quinteto titular-, Miller (1), Cabezas (6), Berni Rodríguez, Weis (4), Vázquez (9) y Philip (7). Pamesa: Rodilla (7), Berni Álvarez (2), Luengo, Hopkins (17), Alston (18) -quinteto titular-, Durham (11), Millera (11) y Burgos. Árbitros: Amorós, Requena y Martínez. 8.500 espectadores en el Palacio de los Deportes Martín Carpena de Málaga. Primer partido de los cuartos de final, que se disputan al mejor de cinco.

Por contra, Unicaja fue imparable desde fuera del perímetro. En el primer cuarto dió un tirón en el marcador que resultó suficiente (20-12) con cuatro canastas triples. Nunca bajó de ahí la diferencia, que llegó a un máximo de 17 puntos. En varias ocasiones la estrechó el Pamesa, gracias a la labor de sus dos pívots, Hopkins y Alston. Anotaron 35 puntos entre ambos y defendieron su zona como jabatos. Pero nunca Pamesa apretó lo suficiente para amenazar la delantera de Unicaja, siempre con más recursos que su rival.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2001