Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco regiones españolas alcanzarán este año el nivel de riqueza de la UE

El PIB creció un 4,76% en 2000, según Funcas

El empujón de la economía española, con crecimientos por encima de la media europea, empieza a dar sus frutos. Según la última edición de Cuadernos de información económica, editado por Funcas, España ha mejorado de forma notable la llamada convergencia real con Europa en los últimos años, para situarse en una media del 86,6% del PIB por habitante comunitario (1,87 millones de pesetas) a finales de 2000 (en 1995, era del 80,1%). A este ritmo, Funcas estima que el país tardará entre 13 y 15 años en alcanzar el grado medio de riqueza de la UE.

El avance se traslada a las regiones. Las más prósperas rozan -o ya han alcanzado- los niveles económicos europeos y en Funcas están convencidos de que Aragón, La Rioja, Cataluña, el País Vasco y la Comunidad Valenciana lograrán la convergencia a finales de año, si mantienen su grado actual de crecimiento. Según las estimaciones de las cajas de ahorros, el PIB español crecerá un 3% este año, por debajo de la previsión del Gobierno (3,2%).

De forma paralela, el grupo de las que, en teoría, son menos ricas se reduce. Sólo cinco comunidades (Galicia, Asturias, Murcia, Extremadura y Andalucía) y Ceuta, según Funcas, tienen en la actualidad un PIB por habitante inferior al 75% de la media de la UE, que es lo que les habilita para recibir las ayudas dirigidas a las regiones del Objetivo 1, las más pobres.

Estas regiones 'encajarían' en esa clasificación, según el estudio elaborado por el equipo que dirige Julio Alcaide, pero no el resto de comunidades que en la actualidad reciben mayores ayudas comunitarias: Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Valencia y Melilla. De hecho, según las estimaciones de las cajas de ahorros, la Comunidad Valenciana superó ese nivel en 1995 e, incluso, su grado de convergencia con la UE sobrepasó con creces la media nacional el año pasado.

Desigualdades regionales

Mejoras aparte, los autores del estudio inciden en la persistencia de 'niveles diferentes de bienestar y renta en las comunidades españolas', que se reducen 'con una extrema lentitud'. 'No es un problema de ahora, sino de siempre', puntualizan.

Extremadura, Murcia, Castilla-La Mancha y Canarias tienen niveles de desarrollo (PIB por habitante) inferiores a la media española; Cataluña, el País Vasco y Aragón siguen muy por encima de esa media. El dato positivo, sin embargo, es que las primeras comunidades disfrutan de tasas de crecimiento superiores al promedio, mientras las segundas han registrado un crecimiento inferior entre 1995 y 2000.

Peor lo tienen Galicia, Castilla y León, Asturias y Andalucía. Permanecen por debajo de la renta media por habitante y, para colmo, obtienen en ese mismo quinquenio crecimientos inferiores al promedio.

El estudio ilustra las desigualdades regionales con un ejemplo. Si se mide la riqueza en términos de PIB por habitante, las diferencias entre Madrid (la más rica) y Extremadura (la más pobre) es de 63,09 puntos (el estudio sitúa la media española en 100 puntos). Bajo el barómetro de la renta familiar disponible por habitante (poder de compra), la diferencia se reduce a 30,94 puntos.

Unas más y otras menos, pero todas crecieron el año pasado. Extremadura registró el mayor crecimiento (5,77%) y Asturias, Ceuta y Melilla el más reducido (4,04%, 4,03% y 4,01%, respectivamente). La bonanza económica de 2000 'ha conllevado en todas las autonomías una reducción de la tasa de paro y un aumento generalizado de la productividad media del factor trabajo', explican.

La productividad se incrementó un 1,1%. Otra señal de la bonanza económica de 2000, a juicio de Funcas, reside en que el envejecimiento no ha impedido que la población activa (la mayor de 16 años que decide trabajar o buscar empleo) creciera un 1,64%, mientras la población en general de más de 16 años lo hizo en sólo un 0,41%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2001