Crónica:33ª jornada de Liga | FÚTBOLCrónica
i

El Athletic, mero espectador del gran juego del Oviedo

El Oviedo se soltó el pelo y antes de la primera media hora ya había borrado del campo a un catastrófico Athletic. Tres goles y un susto cada vez que llegaba fueron suficientes para que el equipo de Rojo no levantase la cabeza. Después del descanso, Oli y Paunovic, que ya habían marcado en el primer tiempo, redondearon la faena con un par de goles de pura rutina.

La transformación del equipo nervioso y desilusionado que era el Oviedo hace unas semanas puede atribuirse muy bien al motín contra Radomir Antic, que criticó a los jugadores en una revista que se distribuyó durante el partido que se jugó hace 15 días en este mismo campo. Desde entonces, el cambio de actitud de los jugadores es tan rotundo que ayer estuvieron por encima del equipo que encadenó tantos excelentes partidos durante la primera vuelta en el recién estrenado Carlos Tartiere.

OVIEDO 5|ATHLETIC 0

Oviedo: Esteban; Gaspar, Danjou (Raúl, m. 77), Boris, Rabarivony (Ivo, m. 77); Onopko, Jaime; Paunovic, Tomic (Rubén, m. 80), Iván Ania; y Oli. Athletic: Lafuente; Larrainzar, Lacruz, Carlos García, Larrazabal; Felipe, Vales (Cuéllar, m. 46), Orbaiz, Yeste (Merino, m. 73); Urzaiz (Javi González, m. 73) y Ezquerro. Goles: 1-0. M. 10. Paunovic, de cabeza. 2-0. M. 20. Oli, ante la salida del portero. 3-0. M. 25. Danjou, de cabeza. 4-0. M. 48. Oli, tras aguantar a Lacruz. 5-0. M. 54. Paunovic, de tiro cruzado. Árbitro: García Aranda. Amonestó a Felipe. Unos 28.000 espectadores en el estadio Carlos Tartiere.

Lo de ayer salió redondo de principio a fin. Los goles, además, contribuyeron a realzar el rápido y concluyente juego del Oviedo. Al primer toque, con movimientos muy ágiles, y sin que el Athletic pudiera contrarrestarle ni arriba ni en el medio ni en ninguna parte. En realidad, el equipo rojiblanco estuvo de espectador del buen juego oviedista.

El conjunto de Antic fue implacable y no tuvo ninguna fisura durante todo el partido. El entrenador volvió a hacer caso a la plantilla y jugó con dos medios centros, Onopko y Jaime, que fueron el cemento de la sólida casa que construyó ayer el equipo asturiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de mayo de 2001.

Lo más visto en...

Top 50