Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Primeras impresiones

Con el megapuente del Dos de Mayo, Sevilla se ha llenado de madrileños

- Revista de prensa. Feria de Abril. Sevilla / Barcelona. Para cubrir estos eventos, nuestro fabuloso diario ha decidido hacer un intercambio de rehenes. Una periodista con mapa genético sevillano va y se sube a Barcelona y un periodista con un mapa genético tan barcelonés que siempre empataría en casa con el Celta se baja a Sevilla. Se trata de ver si las dos ferias son el mismo objeto y responden a la misma teoría de la fiesta. Es decir, de la vida. Hola. Yo soy el que empataría con el Celta. Llego con el tiempo justo, a pocas horas de que se produzca el encendido o el alumbrao de la puerta del Real. Por lo visto, del peting previo a la inauguración de la feria sólo me he perdido la faboulouse exhibición de carruajes en la Maestranza, en la que -me asegura el Diario de Sevilla- 'una de las guarniciones más originales fueron las del faetón con tándem de caballos al estilo húngaro con lacayo con guerrera y tocado con sombrero adornado con pelo de Tejón, propiedad de Ana María Bohórquez Escribano'. Parece el nombre de un plato de El Bulli -incluso puede costar lo mismo-, pero he verificado las fuentes y se trata de un carro. En lo que fue un acto de hermandad entre las dos Españas, entre el público congregado ante este y otros faetones se encontraba una nieta de Franco y Rappel. En el acto fue muy aplaudido un carro en el que viajaban los diseñadores Vittorio y Lucchino, por lo visto una suerte de matrimonio Kennedy sevillano.

- 'Madrid attacks'. Como sucedió el año pasado, este año la Feria de Abril empieza casi en mayo. Al coincidir el fiestorro con el puente del Primero de Mayo y el megapuente del Dos de Mayo en Madrid, la ciudad se ha llenado de madrileños. Que a) traen pasta gansa pero, para los sevillanos, RH negativo, b) lo mandan todo al garete. Ampliación concepto mandarlo-todo-al-garete: adelantan, es decir, dilatan, la fiesta, vienen en mogollón, se presentan en masa en una caseta -lo educado es presentarte de dos parejas en dos parejas- y, como en una caseta los invitados no pagan, las previsiones de crecimiento económico de los usuarios de la caseta caen hasta unos niveles que no los levanta ni Rato con una Cassio. Una autoridad de tráfico de Sevilla me comenta que 'además los muy XXXX alquilan coche y, como no pagan multa, aparcan donde les sale de los XXXX'. En todo caso el vertido de dinero en la ciudad parece ser notorio. Los hoteles están al 90%. Los de cinco estrellas, al 100%.

- Entre las estrellas. Precisamente, ésa es la categoría de mi hotel. Ayer llegué a él hecho unos pingos, después de un día de playa en Cádiz. A mi paso, a las damas y a los caballeros hospedados en el lugar se les caían los anillos. Tras una sesión de pelu y maqui, hablé con algunos de mis compañeros de crucero. Efectivamente, muchos eran de Madrid, aunque también del resto de la Península. Habían venido en AVE, pese a la huelga del AVE. Es decir, estaban más familiarizados con el concepto AVE que con el concepto huelga. Al parecer, venían a la feria a buscar una iconografía inexistente en sus ciudades y que, me temo, no es la feria. Verbigracia: una señora vasca que acababa de superar el récord de permanencia de dedo índice en botón de spray de laca -récord anteriormente en posesión de Isabel Tocino, esa gran ideóloga-, va y me dice: 'Próximamente no tendremos que venir tan lejos para ver estas cosas tan bonitas'. Glups. Bueno. Me voy a la feria. No conozco a nadie. De manera que no puedo entrar a ninguna caseta. O no mucho tiempo, pues todas tienen guardia jurado con código deontológico diferente al de Dioni, ese gran ideólogo. Finalmente entro en una de pago. La del conspicuo travestido La Esmeralda. Me pimplo dos cervezas. Una de jamón y una de queso. Son 8.000. Meditación: Cher gana mucho menos y se ha operado mucho más. Paseo por la feria. Las señoras hoy no van vestidas de gitana. Van vestidas de te-has-adelgazado-verdad. Cuando me harto de hacer de feriante homeless me voy al hotel. Después de todo, tengo mapa genético catalonian, y mi idea de una juerga non-stop es pasarme una noche contemplando un acuario con Zapatero, ese cachondo. Mañana más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de mayo de 2001