Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Pineda toma la alternativa con Joselito y José Tomás en el cartel

Tres principales atractivos reúne el cartel de la corrida de esta tarde, uno por torero. Joselito vuelve a Sevilla después de dos temporadas ausente, la última por su conocido rechazo a torear con la televisión en directo. José Tomás cumple su segundo compromiso en el abono, tras su triunfo del Domingo de Resurrección, cuando salió a hombros por la Puerta del Príncipe. El tercer espada, el diestro sevillano Antonio Fernández Pineda, toma la alternativa. El joven torero, de 20 años, se despidió como novillero hace hoy ocho días, en la Maestranza en un decepcionante mano a mano con Luis Vilches.

Fernández Pineda apuraba ayer los últimos momentos, previos al compromiso de esta tarde, comido por la impaciencia. "Hoy [por ayer] es el peor día. Toda la semana he estado entrenando en el campo, con la cabeza ocupada, y mañana estaré todo el día liado con los preparativos de la corrida. Pero hoy...".

El toricantano asegura que no le da miedo debutar como matador de toros frente a semejante competencia. "Sí tengo mucha responsabilidad, pero es un lujo estar en un cartel como éste. Un triunfo mío tendrá mucha más importancia por la talla de los compañeros. Ojalá torease toda la temporada corridas como ésta".

Fernández Pineda quiere ser una figura del toreo y sabe que el camino del éxito empieza esta misma tarde. "Es un día clave en mi carrera y para lo que queda de temporada. De mi actuación dependen muchos contratos", afirma.

"Soy un privilegiado"

La corrida de la alternativa supone, para Fernández Pineda, un punto de inflexión. Se inicia en un mundo nuevo, el de los toros, y cierra definitivamente su etapa como novillero. "He luchado mucho para llegar aquí. En mi familia nunca hubo ambiente taurino y mis padres no terminan de aceptar que me dedique a esto, aunque siempre me han apoyado", dice. La duda surge de inmediato. ¿Por qué la vocación, entonces? "Pasé de ver corridas en televisión a introducirme en el ambiente de los novilleros que empiezan. Es una vida muy bonita". Al menos, parece decidido. "Sé que soy un privilegiado y haré todo lo posible por aprovechar la oportunidad que se me presenta esta tarde".

El matador se define defensor del toreo clásico sevillano, "de arte". Reconoce que, para mostrar lo mejor de sí mismo, le tiene que salir el toro adecuado; pero asegura que por falta de ganas y entrega no va a quedar. Todo quedará entonces en manos del encierro de Joaquín Núñez. "Es una ganadería de garantía, tengo fe en ella, pero también la tenía en la novillada de Torrealta y fue muy difícil. Al menos, el ganadero me ha asegurado que la corrida se va a mover". Sean como sean, él no quiere ver los toros hasta que salgan de toriles. "Nunca sé nada del sorteo de los animales antes de la corrida". Para cuando los vea, la suerte ya estará echada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de abril de 2001