Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrando completará la descentralización comarcal de la CEV

La asamblea le reelige por aclamación

Rafael Ferrando inició ayer su segunda etapa al frente de la CEV. Un cargo al que accedió cuando la imagen de la patronal 'estaba despreciada tanto por el asunto de la formación como por las tensiones que se vivían en muchas asociaciones y federaciones', explicó ante la asamblea.

Ferrando definió el inicio de su anterior mandato como de 'verdadera crispación'. Una situación que tuvo como detonante la crisis desatada por la gestión de la patronal de los fondos de formación y que finalmente desembocó, en febrero de 1997, en la dimisión de su entonces presidente José María Jiménez de Laiglesia, y en la apertura de una investigación judicial. El secretario general de la CEV, Pedro Coca, explicó que la polémica por los fondos de formación 'queda atrás' y aunque recordó que el tema 'está pendiente de resolución judicial, ya están garantizadas las cantidades [exigidas para el caso de que exista responsabilidad de la patronal] con avales', y hay recursos pendientes sobre el asunto. Para Coca la asistencia de un 56% de los representantes de la Asamblea fue una demostración de confianza y satisfacción por parte de los empresarios.

Una confianza que también subrayó el presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Arturo Virosque. 'Fui uno de los primeros que dije que debería continuar', aseguró Virosque, quien también explicó que los dos organismos han llegado a un acuerdo para potenciar la internacionalización de las empresas. El presidetente de la Federación Agroalimentaria, Federico Félix, también mostró su satisfacción. 'Queda mucho por hacer, igual que en todas partes, pero Ferrando está asumiendo compromisos coherentes', comentó. 'Tenemos que ser muy reivindicativos', dijo.

Ferrando repasó los compromisos de su primera etapa. Compromisos que aseguró haber conseguido con el fortalecimiento de la confederación, la desvinculación de los cursos de formación de la CEV, con la creación en 1998 de la Fundación Formación y Empresa y con el esclarecimiento de la situación económica de sus asociados, que han aumentado un 43%. También destacó que la CEV es 'la auténtica representante de los intereses del empresariado, con capacidad de interlocución ante la Administración y los agentes sociales, y con un peso cada vez mayor en el seno de la CEOE'. Y declaró que uno de los retos es completar la descentralización comarcal de la confederación para aproximarse al empresario y servir mejor a sus intereses. También mencionó el plan estratégico para los próximos cuatro años, con el que buscarán liderar una estructura provincial 'capaz de garantizar la defensa de los intereses' de los empresarios. Un cometido que se comprometió a gestionar con 'rigor, ejemplo y pedagogía'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de abril de 2001