Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lleida se considera agraviada por Cascos

Como Barcelona y Girona, Lleida pide que se soterren las vías del tren. El alcalde de Lleida, el socialista Antoni Siurana, se considera víctima de un trato discriminatorio porque el ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, se ha reunido con los alcaldes de Barcelona y de Girona para tratar sobre el trazado del AVE y a él no quiere recibirle. Los dirigentes del PP de Lleida le han recordado que cometió un acto de 'deslealtad institucional' al decretar la paralización de las obras del tren de alta velocidad.

'No es admisible que el ministro condicione una visita a que retire el decreto, ya que se apoya en una moción aprobada por el pleno municipal', señala Siurana. 'Si quiere hablar con el ministro, lo primero que tiene que hacer es reconocer que se ha equivocado y retirar el decreto', le replicó ayer el diputado del PP por Lleida, José Ignacio Llorens.

A juicio de Llorens, 'hay una diferencia fundamental: Barcelona y Girona están aprovechando los periodos de información pública del proyecto, que es el momento procesal oportuno para presentar las alegaciones. En cambio, Siurana no lo hizo cuando gobernaban los socialistas y ha esperado a que las obras hayan llegado a las puertas de la ciudad para plantear mejoras por la vía de la imposición'.

El diputado señaló que, a pesar de la actitud prepotente y poco dialogante de Siurana, gracias a las gestiones realizadas por su partido, Fomento asumirá algunas de las mejoras reclamadas por la ciudad, como la sustitución del terraplén previsto en el by-pass o circunvalación de Rufea por un viaducto que se prolongará a ambos lados del río Segre y la construcción de un nuevo puente en La Bordeta.

Según Llorens, Fomento no aceptará soterrar la línea en los barrios periféricos de La Bordeta y Els Magraners 'porque es técnicamente imposible', ni la reserva de terrenos en el by-pass para construir en el futuro una segunda estación para el AVE. En cambio, no están descartadas otras mejoras, siempre que sean compatibles con el proyecto ya aprobado. Entre ellas, la prolongación del túnel existente entre Vallcalent y la actual estación, la conexión de Prat de la Riba con Pardinyes y la construcción de diversos puentes y pasarelas sobre la vía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de abril de 2001