Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

El candidato periférico

El Tau Vitoria comienza hoy en Bolonia la aventura a cinco partidos por proclamarse campeón de Europa de baloncesto

Si el baloncesto se guía por la estadística, el Tau inicia hoy el asalto al título de campeón de Europa, frente al Kinder Bolonia, con el viento en contra. Si se hace abstracción de los números, los nombres, la historia, las adversidades y prevalece la fuerza mental y el espíritu de grupo, el equipo de Vitoria se avala como un disciplinado candidato a convertirse en el tercer equipo español (tras Madrid y Joventut) que gana el principal titulo continental.

El Tau lo intenta a partir de hoy (20.30, Vía Digital) desde la periferia y desde la humildad. Nadie daba un duro por su huesos, sometido a la dictadura de griegos, italianos y resto de españoles (Madrid y Barcelona) y, sin embargo, su espiritu colectivista e indesmayable -fiel reflejo de la personalidad de su técnico, Dusko Ivanovic- ha ido agrandando su sombra hasta convertirse en la alternativa al equipo predestinado para el éxito, el Kinder Bolonia, un conglomerado de jugadores virtuosos y sacrificados que dirige Ettore Messina, el entrenador actual más ilustre del baloncesto italiano.

Al Kinder, que comanda en los despachos el empresario juguetero Marco Madrigali, en el banquillo el licenciado en Economía, Ettore Messina, y en la cancha el francés Rigaudeau, le discute la eliminatoria (al mejor de cinco partidos) el Tau, un conjunto que es sobre todo cooperativismo, que no se descompone jamás, trabajado hasta el extremo, que practica la defensa de memoria y que se ha doctorado en Grecia donde ha vencido sucesivamente a tres equipos (Peristeri, Olympiakos y AEK) sin perder un solo partido.

Sin embargo, algunas dudas acechan el rendimiento del TAU. La baja de Corchiani (operado de una hernia inguinal) le deja sin un segundo base y obliga a Bennett a jugar, si es posible, los 40 minutos de cada partido. Los aleros (Timinskas y Foirest) serán el recambio de urgencia llegado el caso. El banquillo del Tau es pobre. Sólo el argentino Scola goza de los minutos suficientes para afrontar la competición con garantías. Muchos partidos para pocos hombres.

El Kinder tiene la baja, al menos de dos partidos, del americano Griffith, que según Ivanovic, obliga al Kinder a jugar de distinta manera. Pero, en opinión del técnico del Tau, las ausencias de Corchiani y de Griffith no equilibran la balanza de ambos equipos. 'Ellos tienen cuatro pívots y nosotros nos quedamos con un solo base', afirmó ayer en conferencia de prensa.

Por eso Ivanovic apela a factores psicológicos para afrontar el encuentro. La receta es contundente: 'Ser inteligentes, tener paciencia y confiar en nuestra manera de jugar'. Toda la paciencia que necesita un equipo acreditado pero con poco historial para hacer frente al favorito oficial, repleto de jugadores, lider de la Liga italiana, que sólo ha perdido un partido en la Euroliga (ante el AEK) y que ya ganó al Tau los dos enfrentamientos de la liguilla previa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2001