Crónica:30ª jornada de Liga | FÚTBOL
Crónica
Texto informativo con interpretación

El Racing frena el ascenso del Celta

El equipo gallego jugó durante una hora con nueve por expulsión de Mostovoi y Berizzo

El Racing no tiene la culpa de lo que pasó ayer en El Sardinero, nadie puede poner en duda la legalidad de su quinta victoria consecutiva en casa. Marcelo Espina debe quitarse de encima cualquier sentimiento de culpabilidad por su primer gol, marcado en flagrante fuera de juego. Cosas como éstas suceden con más frecuencia de la deseada. ¿Qué culpa tienen Benítez y sus hombres de la gran trifulca dialéctica entre Esquinas Torres y Mostovoi y Berizzo? Los jugadores gallegos no sabían con quién estaban jugándose los cuartos, con un árbitro amigo de cortar por lo sano.

No le gustó ni un pelo lo que le dijo el capitan celtiña, el ruso Mostovoi, y lo expulsó sin contemplaciones. Y todavía le hizo menos gracia el lenguaje de pantomima empleado por Berizzo: con gestos, sin palabras, llevándose los dedos a las sienes, el árbitro interpretó que le estaban llamando loco o algo por el estilo y le mandó seguir el camino de Mostovoi.Se habían jugado sólo 35 minutos, el Racing ganaba por un gol de diferencia, pero ahí, en ese momento clave, puede decirse que se terminó el partido. El resto ya no tuvo más historia.

RACING 3| 0

Racing: Ceballos; Tais (Magallanes, m.69), Melberg, Arzeno, Juanma; Espina (Jaime, m.79), Ismael; Manjarín, Amavisca, Regueiro; Mazzoni (Rushfeldt, m.69). Celta: Cavallero; Velasco, Cáceres, Berizzo, Juanfran; Wagner, Jayo; Karpin (Giovanella, m.45), Mostovoi; G. López (Yago, m.45), Catanha (Edu, m.45). Goles: 1-0. m.16. espina culmina una jugada con Mazzoni. 2-0. m.42. Cavallero no acierta a sujetar una cesión y Regueiro marca. 3-0. m.45. Casi sin ángulo de tiro, Amavisca bate al meta gallego. Árbitro: Esquinas Torres. Expulsó a Mostovoi y Berizzo (m.33). Mostró tarjeta amarilla a Wagner, Karpin, Arzeno, Cácerse, Tais, Magallanes y Cavallero. Incidencias: Unos 21.000 espectadores en El Sardinero.

El meta Cavallero puso de su parte lo que faltaba para que el encuentro derivara en un auténtico despropósito. Una cesión hacia atrás de Cáceres le pasó entre las piernas y Regueiro se aprovechó de la bufonada de la jornada para sentenciar el encuentro. Tres minutos más tarde, llegó la mejor jugada del partido, protagonizada por el ex madridista José Emilio Amavisca, quien casi sin ángulo de tiro batió de tiro cruzado al meta gallego, después de haber recibido un gran servicio del internacional uruguayo Mario Regueiro.

En la segunda parte, el técnico de los de Vigo, Víctor Fernández, rearmó a su equipo y realizó los tres cambios reglamentarios con el fin de hacer la derrota lo menos deshonrosa posible. No había cosa mejor que hacer con 45 minutos por delante y el equipo con dos hombres menos en el campo. Y lo consiguió. En este segundo tramo del partido, el Racing no marcó ningún gol, el Celta mantuvo el tipo y con el pitido final del árbitro Esquinas Torres terminaba el viacrucis del cuadro gallego. Conclusión: no se puede, resulta literalmente inhumano, jugar durante una hora con dos jugadores menos que el equipo contrario. La imagen del lateral del Celta Juanfran, tendido en el suelo, con las piernas rotas por el cansancio, era la imagen de la desolación que atravesaba su equipo.

Ni el mismo Racing disfrutó de su victoria, a pesar de lo que significa en la lucha que mantiene por permanecer en Primera División.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS