España condiciona la ampliación de la UE al Este a no perder ayudas

Piqué quiere asegurarse los fondos antes de que entren más socios

'España', dijo Piqué, 'quiere que el problema de los fondos estructurales se resuelva durante las negociaciones de adhesión y no se espere a que empiecen las conversaciones para acordar el próximo paquete presupuestario que entrará en vigor en 2007', aclaró. Es la primera vez que España deja claro que el problema de los fondos estructurales condiciona la posición española respecto a la ampliación.

El problema español es la llamada convergencia estadística. El ingreso de 12 países que tienen una renta por habitante muy inferior a la media española significa que la renta media española subirá mucho respecto a la comunitaria, aunque en realidad seguirá siendo la misma en comparación con los actuales socios de la UE.

España será más rica relativamente en una Unión que será más pobre que ahora. Y su riqueza teórica aumentará tanto que los expertos estiman que sólo Andalucía y Extremadura tendrán una renta inferior al 75% de la media comunitaria y serán las únicas comunidades con derecho a mantener las ayudas destinadas a las regiones más pobres. Canarias también las mantendría por ser una región ultraperiférica.

De esa manera se daría la contradicción de que los actuales países más pobres acabarían transfiriendo sus ayudas a los nuevos socios de Europa del Este mientras que los países ricos seguirían aportando lo mismo. Piqué aseguró que Francia, Italia y Grecia habían expresado su comprensión con ese problema, que también les puede acabar afectando. Francia puntualizó que también las ayudas agrícolas deben ser tratadas de forma específica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 09 de abril de 2001.

Lo más visto en...

Top 50