Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazada la vista contra el hombre libanés acusado de secuestrar a sus dos hijas

La Audiencia de Madrid aplazó ayer, hasta el próximo 6 de junio, el juicio que tenía previsto celebrar contra Walid Chikhani, el oftalmólogo libanés nacionalizado español que fue encarcelado en EE UU, a petición de una juez española, por la supuesta detención ilegal de sus dos hijas, de 13 y seis años de edad. Walid, separado de la madrileña María Jesús Esteban, con la que tuvo las dos niñas, accedió a viajar a Madrid al tener conocimiento de que el Gobierno español iba a solicitar su extradición a EE UU. Esteban denunció que su ex marido, de 43 años, se había llevado en 1997 a las niñas a Beirut (Líbano) durante unas vacaciones y que se negaba a devolvérselas, pese a que ella tenía la custodia.

El abogado de Walid, Agustín Tornos, explicó ayer que el juicio se había aplazado tras alegar él que la Audiencia madrileña no era el órgano competente para juzgar a su cliente, ya que los delitos que se le imputan -entre ellos el de detención ilegal de sus hijas- en todo caso se habrían cometido en Beirut y no en Madrid. Tornos agregó que Walid nunca ha rehuido la acción de la justicia española -'quiso venir voluntariamente a España para limpiar su nombre de las acusaciones que le lanzó su ex esposa', dijo-, y aseguró que en ningún momento se había producido la detención ilegal que se le atribuye. 'La decisión de llevar las niñas a Líbano y dejarlas allí la adoptaron los dos cónyuges de mutuo acuerdo', indicó Tornos.

El fiscal comparte con la defensa que no cabe atribuir a este padre el delito de detención ilegal sobre sus hijas. No obstante, reclama una multa de 90.000 pesetas para Walid por entender que desobedeció a la juez española que tramitó su separación y que dejó en manos de la madre la guardia y custodia de las niñas. El padre tenía derecho a estar con las niñas en vacaciones, pero no a quedárselas indefinidamente. La acusación particular, que representa a la madre de las niñas, pide para Walid una condena global de 15 años de cárcel, por considerar que el padre secuestró a las niñas contra la voluntad de la madre y se las llevó a Líbano y que, además, desobedeció el dictamen judicial que encomendó a la madre la custodia.

Este caso ha sido instruido por la titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid, Raimunda de Peñafort. Tras negarse supuestamente Walid a devolver a las hijas a la madre, que vive en Madrid, la juez dictó una orden de búsqueda internacional contra él por el delito de detención ilegal.

La juez supo que el padre se había desplazado desde Líbano hasta Florida (EE UU) para dar una conferencia en noviembre de 1999 y logró que las autoridades judiciales norteamericanas lo encarcelasen. Al verse preso, Walid permitió que las niñas viajasen desde Líbano a Madrid con la madre. Días después viajó él a España, acompañado de policías norteamericanos, y compareció ante la juez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 2001