Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva Izquierda aprueba su disolución para ingresar en el PSOE con más del 32% de votos en contra

Nueva Izquierda (NI) concluyó ayer una historia como partido autónomo que comenzó el 27 de septiembre de 1997, cuando la formación fue expulsada de Izquierda Unida. La fuerza que dirige Diego López Garrido aprobó su autodisolución para integrarse en las filas del PSOE, un proceso ahora imparable que concluirá en octubre, cuando un Comité Federal de este último partido lo apruebe.

No fue una decisión fácil. El 32,8% de los 368 delegados que quedaban por la tarde votó en contra, a mano alzada. Tal vez por la gravedad de la decisión tomada, fue un congreso a cara de perro. Nada más comenzar se oyeron gritos de 'tongo, tongo' cuando sólo se estaba formando la mesa.

Al final, López Garrido y la presidenta, Cristina Almeida, consiguieron imponer su criterio. El primero, ante las críticas por el 'suicidio', trató de demostrar que este paso no implica la 'renuncia a las convicciones más profundas de cada uno de los miembros de Nueva Izquierda'. Almeida basó la decisión en el hecho de que NI no ha logrado ocupar el espacio al que aspiraba en la sociedad, por lo que se ve obligada a integrarse en el PSOE.

En vano trataron de convencer a todos. Sólo queda ahora saber qué van a hacer los militantes integrados en ese sector crítico. Y otros que, aunque votaran ayer favor de la integración, no están dispuestos a sacarse un carné del PSOE, algo difícil de tragar para quienes han recorrido un largo trayecto desde el PCE de la clandestinidad. Si quieren seguir en política, quedan dos opciones. La que probablemente obtendrá más adeptos está en marcha. Se trata de una alianza con Iniciativa per Catalunya para comenzar a formar un nuevo grupo político que ocupe ese espacio entre el PSOE e IU que, según la dirigente de los críticos Lucía Garcia Cobo, sigue existiendo.

La otra, más complicada y que se hará a nivel personal, es la vuelta a IU. La dirección de esta organización ya ha lanzado cables a algunas personas disconformes con la integración en el PSOE. Gaspar Llamazares, líder de la coalición, dijo ayer que 'IU tiene sus puertas abiertas a todos aquellos que crean en un proyecto autónomo y de izquierdas a la izquierda del PSOE'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de abril de 2001