Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

NO BEBEN PARA QUE NO SE LLEVEN LA CERVECERA

Christchurch

Un boicoteo masivo de los habitantes de Greymouth, la principal ciudad de la Costa Oeste, en Nueva Zelanda, que dejaron todos de beber cerveza, ha logrado evitar el traslado a otro lugar del país de una fábrica que producía cerveza desde hace 120 años. Fuentes de la multinacional Cervecería DB, propietaria de la cerveza Monteiths, confirmaron el miércoles que la planta permanecerá en Greymouth y que se han cancelado los planes de trasladarla a Auckland. 'Hemos cometido un error y, aunque tardemos tiempo en recuperar la confianza de los consumidores, la marca Monteiths no saldrá de su verdadero hogar, que es la Costa Oeste', declaró Brian Blake, portavoz de la DB. El alcalde de Greymouth, Kevin Brown, considera que la presión popular ha sido decisiva para impedir el traslado. George Melrose, propietario de una taberna en la localidad de Ngahere, aseguró que los cinco días de boicoteo han supuesto 'un desastre en las ventas' de Monteiths, una de las más populares del país. Pero el dato que parece haber pesado más sobre los directivos de DB es que en las primeras 48 horas de boicoteo las acciones de la compañía llegaron a descender 20 céntimos de dólar neozelandés (unos diez céntimos de dólar estadounidense). El anuncio del traslado de la planta a Auckland -la ciudad más poblada de Nueva Zelanda, que no goza de las simpatías del resto del país porque se la considera un centro de empresarios y magnates- despertó la ira regional y la llamada a un boicoteo nacional a los productos de DB. Los bebedores de la Costa Oeste dictaminaron que 'Monteiths no sería la misma' si se produjera fuera de la región. Los expertos señalan que el característico sabor amargo de la cerveza, una de las claves de su éxito, se debe a las aguas de la zona, castigada por temporales en invierno y por interminables lluvias en verano.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de marzo de 2001