Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urra solicita al fiscal jefe que intervenga para impedir la explotación sexual de menores

El Defensor del Menor propone que se declare en 'situación de riesgo' a las adolescentes

Urra está alarmado por la actuación de la Administración en el caso de la joven kosovar I. M. M., de 16 años, que, tras ser localizada el pasado día 13 por la Policía Municipal ejerciendo la prostitución en la Casa de Campo, huyó del centro de acogida de la calle de Valdetorres del Jarama, en Hortaleza. La muchacha regresó media hora después al lugar donde ejerce de meretriz.

'A veces no sólo es necesario ajustarse a la legislación, sino que hay que echarle imaginación para llegar a donde la legislación no llega', señala el Defensor del Menor. Éste ha abierto un expediente de oficio, es decir, una actuación para intentar evitar que se repitan situaciones como ésta.

'Está claro que la muchacha kosovar podía marcharse del centro de acogida como hizo, tras ducharse y tomar un bocadillo, pero en este caso había que intentar llegar al problema. ¿Por qué esa chica estaba en la Casa de Campo? ¿Hay, como se sopecha, una red que prostituye a estas niñas?', se pregunta Urra. 'Por eso desde esta instituación hemos decidido actuar de oficio y pedir una explicación al IMF, solicitar la actuación del fiscal jefe y comunicar lo sucedido a María Tardón, responsable de la Policía Municipal. Ahora ya tenemos la certeza de que en la Casa de Campo hay niñas ejerciendo de prostitutas'.

Riesgo de enfermar

Las medidas que Urra ha propuesto al fiscal jefe pasan por pedir que la Comunidad se haga cargo de la tutela de estas menores y que sean consideradas 'jóvenes en situación de riesgo'. 'Para alcanzar esta situación de riesgo hay que apoyarse en dos circunstancias: que la menor trabaja en la calle y que corre un riesgo evidente de contraer enfermedades de transmisión sexual', señala Urra. ' Lo importante es que la menor se presente ante la fiscalía y que desde allí se intente profundizar en el fondo del asunto. Hay que saber por qué estas muchachas están en la calle, si son víctimas de alguna red de prostitución, si son extorsionadas'.

Desde hace meses, Urra viene pidiendo a la policía que investigue si hay menores ejerciendo la prostitución: 'Primero tuvimos denuncias de vecinos de la zona de Cuzco y ahora son los de Batán los que están denunciando. La localización de esta joven kosovar es una prueba de que el problema existe'.

Urra, además de requerir la actuación del fiscal jefe, ha pedido a María Tardón que 'extreme todas las medidas de control'. 'Pero no vale de nada pedir que la policía intente localizar a estas jóvenes si luego no somos capaces de encontrar una manera de sacarlas de la calle', añade. También ayer envió una notificación oficial a la Embajada de la República Federal Yusgoslava de lo ocurrido con esta joven kosovar, a la vez que solicita información sobre las circunstancias familiares de la muchacha.

La kosovar fue descubierta ejerciendo la prostitución el pasado día 13 de febrero por dos agentes de la Policía Municipal. Ante los indicios de que era menor de edad, los agentes retuvieron a la joven y la trasladaron al Grupo de Menores (Grume) del Cuerpo Nacional de Policía. Desde allí fue llevada al juez de guardia, que ordenó su traslado al hospital La Paz, donde se le realizó una radiografía de los huesos de la muñeca, que determinó que tiene 16 años.

Portavoces del Gobierno regional insisten en que la actuación del centro de primera acogida de Hortaleza fue correcta y que, al tratarse de un centro de régimen abierto, fue imposible retenerla contra su voluntad. 'No podemos llevar a esa chica a un centro cerrado, porque la prostitución no es delito', añadió un portavoz de la Comunidad.

Fuentes policiales aseguran que tienen la certeza de que la joven ha vuelto a prostituirse a la Casa de Campo, tras fugarse del centro de tutela. 'Si la policía la tiene localizada, no la puede detener. Sólo puede protegerla y llevarla de nuevo al centro de Hortaleza, de donde se volverá a escapar', pronostica con pesimismo un portavoz de Servicios Sociales.

'Si la menor no denuncia y no dice que está coaccionada por una red de proxenetas, es difícil hacer más de lo que ha hecho la Consejería de Servicios Sociales', declara la concejal Tardón. 'Es dificil protegerla contra su voluntad, aunque haya más que sospechas de que su voluntad está mediatizada', añade la edil.

Tardón, que es juez en excedencia, acepta que 'la ley tiene resquicios de los que se aprovechan los delincuentes', en este caso, los proxenetas, pero que a la vez suponen una garantía para todos los ciudadanos. 'Dos de mis principales preocupaciones son los menores y evitar el maltrato a las mujeres', recalca. Tardón anunció que va a reiterar a todos sus subordinados la orden de que sigan 'insistiendo' y velando para impedir la explotación sexual de menores en la Casa de Campo, sin desanimarse por el aparente fracaso que les ha supuesto el desenlace del caso de la joven kosovar.

La máxima responsable de la Policía Municipal recuerda que la obligación de velar por los menores no es sólo algo que atañe a los agentes a sus órdenes, sino que también incumbe al Cuerpo Nacional de Policía.

La Consejería de Servicios Sociales mantiene que 'se puede hacer poco' cuando un menor escapa del centro de tutela apenas unos minutos después de haber ingresado en él. 'Si nos dan tiempo, podemos intentar convencerles de que sólo queremos su bien, de que estamos allí para protegerles. Pero, si se escapan, la Comunidad no puede hacer nada', dice un responsable del Gobierno regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de marzo de 2001