Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matas pagó con fondos públicos la captación de votos en Argentina

Palma de Mallorca

El ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, retribuyó con fondos públicos, en su etapa de presidente del Gobierno de Baleares, a una serie de 'agentes electorales y comisarios políticos' que buscaron el voto para el PP en Argentina y, en menor medida, también en Uruguay para las elecciones autonómicas de 1999, según lo atestiguan los documentos con membrete oficial del Ejecutivo autónomo publicados en los últimos días por Diario de Mallorca. Matas y los colaboradores implicados en dichos documentos han negado cualquier irregularidad.

El escándalo surgió días antes de las citadas elecciones, cuando se denunció el presunto pucherazo del llamado caso Formentera -la inscripción en el censo de esta isla de 72 emigrantes, supuestamente sin la vinculación o arraigo que exige la Ley Electoral-, que está siendo investigado por un juez y también por una comisión parlamentaria.

Con estos votos por correo, que fueron a parar al PP en un porcentaje superior al 90%, se pretendía decantar el empate entre las dos formaciones políticas mayoritarias que es tradicional en la isla de Formentera. Además, el escaño de esta circunscripción ha sido fundamental, en las elecciones de los últimos años, para determinar la mayoría en el Parlamento de Baleares. Matas y el PP perdieron el poder en esta ocasión por escasos votos.

En nómina

De acuerdo con la documentación de los antiguos archivos del Gobierno de Matas de 1998, publicada por el citado periódico, al menos cuatro ciudadanos -dos en Mallorca, uno en Argentina y otro Uruguay- estuvieron en nómina o libraron minutas a la consejería de Presidencia y al Instituto Balear de Desarrollo Industrial para actuar en Latinoamérica en cuestiones de índole política, no estrictamente institucional o administrativa.

Los dos mallorquines implicados en esta trama, el actual cronista de Abc y de Última hora, Miquel Segura -que fue asesor y redactor de discursos de Matas- y su hija Mari Pau actuaron como comisarios en la emisión de informes ideológicos y acerca de la situación de los emigrantes. Mari Pau repartió también documentación electoral.

En los textos que los Segura elevaron a sus jefes, la actual diputada del PP Rosa Estarás y el jefe del gabinete de Matas, Javier Mato, describían su trabajo como 'operación de captación de votos', 'acción política adecuada' y 'nuestra estrategia'. En Argentina, Matas contrató con dinero público a un emigrante, Antonio Mas, que ya era delegado del PP, y en Montevideo a Juan Manuel Mercant, descrito como 'contacto político'. Entre otras, emplearon expresiones escritas como 'contamos con una base de socios que actuará propiciando el voto por correo para el PP'; 'el resultado de mis gestiones de cara a conseguir la captación del voto emigrante ha sido diverso, pero, en general, muy positivo' y 'el voto a favor del PP está absolutamente garantizado'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de marzo de 2001