Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:V FESTIVAL DE JEREZ | FLAMENCO

Amargo, amargo...

Éste es el proyecto más ambicioso que conocemos de Rafael Amargo. Amplio formato, generosidad en los medios, luces, vestuario, nueve personas en el cuerpo de baile y un nutrido grupo de músicos, cantaores y piano incluidos.

Ello no quiere decir que todo nos gustara. El vestuario, por ejemplo. Junto a diseños discretos y aceptables, otros brillantosos y que hacían daño a la vista.

Rafael Amargo es, hoy por hoy, más conocido a través de los medios del famoseo que como bailaor, y parece irle bien puesto que el público está respondiendo a sus espectáculos. Mejor, seguramente, de lo que la calidad objetiva de los mismos justificaría.

Es bailaor voluntarioso, pero irregular. Junto a momentos artísticamente correctos, en otros nos parece bastante convencional e incluso tosco. Introduce, también, partes de danza contemporánea en las que parece sentirse muy a gusto. Las coreografías de los números colectivos pecan de simplicidad, y como el conjunto tampoco es nada del otro mundo, los resultados se quedan con frecuencia en poca cosa. Las alegrías que bailó en solitario una de las chicas fueron realmente penosas.

En la mañana de ayer, como ya es costumbre al término del Festival de Jerez, los críticos que habían cubierto el mismo se reunieron en un salón del Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen Jerez-Xèrés-Sherry, Manzanilla y Vinagre de Jerez para designar el ganador del Premio de la Crítica del festival, que otorgan dicho Consejo y la Revista de Flamencología de la Cátedra de Jerez de la Frontera.

Algunos de los críticos en cuestión dejaron su voto por escrito, puesto que habían abandonado ya la ciudad de regreso a sus lugares de residencia.

Después de un largo cambio de impresiones, las obras que quedaron como candidatas al premio fueron: Juana la Loca, de Sara Baras; 5 mujeres 5, de Eva La Yerbabuena; De noche, de Joaquín Grilo; Entre amigos, de José Antonio, y Bodas de sangre, de Elvira Andrés. Finalmente, la mayoría votó a favor del primero de los espectáculos mencionados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de marzo de 2001