El festival internacional cinematográfico de Miami quiere crear un sello de identidad

El encuentro cultural celebra su 18ª edición bajo el lema 'Sólo por el amor al cine'

"Este festival está dirigido sólo a la calidad, yo no pretendo llenar cuotas ", señaló Chediak durante una conferencia-coloquio en el Centro Cultural Español. "A veces me han acusado de ser antihispano porque sólo he puesto una película en español, y si este año hay más es porque son buenas, no porque este vaya a ser un festival hispano; otras veces había muchas francesas y este año sólo hay una". De las 26 cintas que se proyectan, 12 son de España o Latinoamérica. Entre el resto están representados cuatro continentes, con una fuerte presencia europea, especialmente alemana.

Chediak ha levantado a pulso el festival, casi de una forma quijotesca en las primeras ediciones. Para no hipotecar la calidad a la comercialización, durante años la muestra ha sobrevivido con una crónica escasez de fondos, pero ahora se cierra ese capítulo gracias a una asociación con la Universidad Internacional de Florida. "Este festival no es una puerta al mercado de EE UU, no hay un criterio de mercado sino que ponen las películas que les gustan. Es un festival altruista" dijo Salvador García Ruiz, director español de uno de los filmes de la muestra, El otro barrio . Ruiz participó en la noche del lunes, junto con Miguel Albaladejo (El cielo abierto), en un coloquio titulado Dos directores y una guionista.

La guionista de ambas películas, Elvira Lindo, no pudo asistir. Es un marco a la medida de García Ruiz y de Albaladejo a quienes, además de la amistad, les une su desinterés por hacer cine en EE UU. "Este mundo no tiene nada que ver conmigo", apuntaba García Ruiz, secundado por Albaladejo: "Es un país en el que no me encuentro cómodo. Me han ofrecido hacer cine aquí, pero el idioma es una barrera. Yo no hablo inglés y no podría tener dominio de los actores".

El certamen exhibe también los filmes de los españoles Emilio Martínez Lázaro (La voz de su amo), Fernando Trueba (Calle 54), David Trueba (Obra maestra) y Javier Rioyo y José Luis López-Linares (Asaltar los cielos). Dos de las más aplaudidas por la crítica son también hispanas: Amores perros , del mexicano Alejandro González Iñarritu (nominada para el Oscar a la mejor película extranjera), y la colombiana La Virgen de los Sicarios, de Barbet Schroeder.

La participación latinoamericana la completan Las aventuras de Dios , del argentino Eliseo Subiela; la peruana Tinta roja , de Francisco Lombardi, y la brasileñas Me, you, them, de Andrucha Waddington (nominada para el Oscar), y Amores posibles , de Sandra Werneck. Hay además otras dos nominadas al Oscar: In the mood of love , del aclamado director de Hong Kong, Wong Kar-Wai, Y la alemana No place to go, de Oskar Roehler.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS