Italia se mide a Argentina en Roma con el Mundial 90 en la memoria

Un Italia-Argentina, por muy amistoso que sea, no puede pasar inadvertido. Y mucho menos si, como es el caso, hay muchas cuentas pendientes, muchas ganas de revancha desde el Mundial de Italia 90. 'Yo tenía 15 años', dice Hernán Crespo, delantero argentino del Lazio; 'recuerdo la alegría de nuestros aficionados'.

Argentina, en efecto, dejó fuera a los azzurri en los penaltis y eso desató una ira anti-argentina en toda Italia. En toda menos en Nápoles, que se alegró de que su idolatrado Maradona alcanzara la final, que después perdería contra Alemania. En la final, el público del estadio Olímpico de Roma silbó mientras se escuchaba el himno argentino y Maradona lo insultó mirando a las cámaras.

El fantasma de Maradona estará presente hoy en la capital italiana. Por ejemplo, Simeone, de 30 años, ganador de la Copa América en 1991 y 1993 y que establece hoy el récord de 99 encuentros internacionales, ha reconocido: 'Si pienso en Maradona, me avergüenzo de lograr yo esta marca. Él era un marciano. Yo soy un guerrero, un combatiente'.

El Valencia aporta tres jugadores a Argentina: Aimar, Ayala y Kily González. Un ex valencianista, Piojo López, vuelve a la selección pese a acabar de recuperarse de una grave dolencia de rodilla. Es un incentivo del seleccionador, Marcelo Bielsa. Batistuta es baja por lesión. En Italia, regresa Vieri tras un año de ausencia. El técnico, Giovanni Trappatoni, quiere probar a la estrella del Roma, Totti, de delantero, como acompañante de Vieri.

Otro amistoso interesante es el Francia-Alemania: los campeones mundiales frente a los europeos.

En partido para el Mundial de Japón y Corea 2002, el Portugal de Figo y Rui Costa tratará de golear a Andorra en Madeira.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS