Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nacionalistas y constitucionalistas se enzarzan en una nueva bronca en el Parlamento vasco

El enfrentamiento verbal no fue más duro que otras veces, pero el contexto en que se produce, en vísperas del primer aniversario del asesinato del parlamentario socialista Fernando Buesa (el próximo día 22) y con la constante discusión sobre cuándo va el lehendakari, Juan José Ibarretxe, a anunciar la fecha de las elecciones anticipadas, transformaron la Cámara en un hervidero. El de ayer era el segundo pleno del actual periodo de sesiones y ya en el primero, el pasado viernes, hubo conflicto: los socialistas abandonaron el hemiciclo tras perder una votación por un posible mal funcionamiento del sistema electrónico, y se vertieron críticas muy duras contra el presidente de la Cámara, Juan María Atutxa, por no querer repetirla.

El incidente se produjo durante el debate de una cuestión que no era de primer orden: una proposición de ley socialista para modificar la ley vasca de Policía en lo relativo a la representación sindical en la Ertzaintza. En su turno de defensa, el portavoz socialista en el debate, Víctor García Hidalgo, señaló que uno de los objetivos de su propuesta era dar un 'vuelco' a la Ertzaintza, a la que los nacionalistas han puesto 'al servicio del proyecto de Lizarra'.

El peneuvista Rubalkaba le respondió con formas poco parlamentarias: 'Qué coño tiene que ver lo que usted ha dicho aquí con la modificación de un artículo de la ley de la Policía'. A renglón seguido, justificó la actuacion de su partido al firmar el Pacto de Lizarra y reiteró el argumento de que el PNV apostó más que nadie por la paz -se había 'jugado el bigote' fue su expresión textual- durante la tregua etarra mientras que socialistas y populares 'no hicieron nada'. 'Ustedes sólo estuvieron calladitos', siguió el peneuvista, quien agregó que el PSE se había 'plegado' a los populares.

García Hidalgo comenzó a señalar desde su escaño al que ocupaba Buesa y a preguntar en voz alta: '¿Dónde está Fernando?'. Desde ese momento el debate se convirtió en una bronca:

Rubalkaba: 'A mí no me pregunte por el señor Fernando Buesa, porque mi partido no ha matado a nadie en estos 25 años, a nadie, a nadie'.

Iturgaiz: 'Sinvergüenza', dijo desde su escaño.

Rubalkaba: 'Por qué no me lo dice usted luego, lo de sinvergüenza'.

Atutxa: 'Señor Iturgaiz, mantenga la serenidad, el orden y la educación que se merece la institución'.

En ese momento Iturgaiz le hizo señales a Atutxa, explicándole que estaba hablando con un compañero.

Atutxa: 'Le he escuchado a usted señor Iturgaiz, por favor se lo ruego. Por favor, señor Rubalkaba, su tiempo ha concluido, vaya acabando'.

Rubalkaba: 'Señor García, siento la muerte y el asesinato de Buesa, pero los únicos que intentamos que no se diera esa situación fuimos nosotros, y ustedes no, y se dedicaron a criticar al PNV y se siguen dedicando a ello'.

Rodolfo Ares (portavoz del PSE): 'Es intolerable. Llámele al orden', dirigiéndose a Atutxa.

Atutxa: 'Señor Rubalkaba, vaya terminando. Señor Ares, guarde silencio y compostura'.

Desde los bancos populares y socialistas se escucharon gritos de 'ya está bien'.

Rubalkaba: '¿Ya está bien de qué?'.

Atutxa: 'Su tiempo ha concluido señor Rubalkaba'.

Rubalkaba: 'No señor'.

Atutxa: 'Señor García, le llamo por segunda vez al orden, y a la tercera ya sabe las consecuencias que puede tener'.

Tras otro intercambio menor de frases entre Rubalkaba y un parlamentario del PP, el peneuvista se dirigió a su escaño y cruzó varias risas con un compañero de su partido, lo que desencadenó la furia del socialista Ares. Éste salió en busca de Rubalkaba, quien abandonaba entonces el hemiciclo, mientras varios de sus compañeros del PSE le conminaban a tranquilizarse. En su posterior queja formal, PP, PSE y UA arremeten contra Atutxa y de nuevo contra Rubalkaba, cuya actitud tildan de 'vergonzosa e indignante', y creen que 'es un sarcasmo calificar de ilusionante un periodo en el que se produjo la persecución social por motivos ideológicos y en el que ETA se preparaba para poner en marcha una nueva escalada criminal'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de febrero de 2001

Más información

  • Socialistas, PP y UA elevaron una queja formal a la presidencia de la Cámara