Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telemadrid niega presiones en la dimisión de su anterior director

El presidente del Consejo de Administración de Telemadrid, José López López, y el representante del PP en la Comisión de Control de Radio Televisión Madrid, José Martín-Crespo, mantuvieron ayer posturas distintas al responder a la críticas de la oposición sobre la dimisión del director general de Telemadrid, Silvio González. Ésta se produjo tras la emisión, el pasado 15 de enero, de un reportaje, titulado Los caminos de Euskadi, que no gustó al presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz-Gallardón.

López defendió que la dimisión había sido 'un acto voluntario' en el que no había intervenido ni Ruiz-Gallardón ni el mismo consejo de administración. Martín-Crespo admitió que sí habían existido esas intervenciones, y llegó a aconsejar a la oposición que agradeciera al presidente regional la marcha de González.

PSOE-Progresistas e Izquierda Unida habían llevado a la Comisión de Control lo que no pudieron tratar en el pleno suspendido el pasado día 1 por decisión del presidente de la Asamblea, Jesús Pedroche.

'Gesto autoritario', 'inadmisible comportamiento antidemocrático', 'intolerable injerencia' del jefe del Ejecutivo madrileño, y otras acusaciones del mismo tenor fueron desgranadas por Alicia Acebes (PSOE) y Fernando Marín (IU) ante el responsable del consejo de Telemadrid. López aguantó, tranquilo, el chaparrón, y se limitó a negar la mayor: no había habido 'presiones, peticiones ni amenazas' sobre González, sino dimisión, que es un 'acto voluntario'. 'Pregunten al director dimitido por sus razones', dijo. La oposición recordó la declaración de Ruiz-Gallardón admitiendo que había pedido el cese del director de Telemadrid.

Por cortesía

Pero ni por ésas. Tan libre de responsabilidad se sentía López que advirtió de que, en puridad, tendría que contestar simplemente que el consejo de administración no tenía facultades para destituir a nadie. Y dar por concluida su intervención. Pero que, 'por cortesía', daría su visión personal.

Sin embargo, en otro momento aceptó implícitamente que al director de la televisión pública madrileña se le había ayudado en su decisión. Y apeló entonces al pacto antiterrorista para justificar que el reportaje sobre el País Vasco era causa suficiente para la destitución de Silvio González.

Para mayor confusión, Martín-Crespo daba tan por hecho que había sido Ruiz-Gallardón el que había forzado la dimisión del director de Telemadrid que llegó a espetar a los diputados de la oposición: 'No hacen más que quejarse y deberían estar agradecidos al presidente de la Comunidad, que les ha quitado de encima a alguien que no les gustaba a ustedes'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001