Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Estamos dispuestos

A partir de la reciente entrada en vigor de la nueva Ley de Extranjería del Gobierno del PP se han agravado dramáticamente las condiciones de vida para varios miles de inmigrantes que viven en nuestro país. Sabemos que han huido de su tierra a la desesperada en busca de un puesto de trabajo que les permita llevar una vida mínimamente digna para ellos y para sus familias, en la mayor parte de los casos dejadas a la fuerza en su país de origen.

Varias cosas tenemos claras. La primera, que las enormes diferencias -injustas y cada vez mayores- entre la riqueza y la pobreza de los diversos pueblos del planeta agrandan y generalizan los movimientos migratorios en nuestro mundo.

La segunda, que hay muchas mafias que se enriquecen a costa de la necesidad de emigrar de tantos africanos, europeos, latinoamericanos... Mafias que sin duda deben ser combatidas con toda la fuerza de la ley. La tercera, que para que los emigrantes que llegan a un país puedan encontrar en él una vida digna es necesario que su entrada y su permanencia estén reguladas y aseguradas por leyes justas.

Pero no estamos de acuerdo con que estas leyes puedan seguir considerando ilegales a unos inmigrantes que ya llevan tiempo viviendo y trabajando con nosotros, negándoles también algunos derechos fundamentales que toda persona debe tener por el hecho de serlo.

Por eso, nos solidarizamos con los inmigrantes que han estado en huelga, y siguen encerrados en varias iglesias de nuestra geografía, pidiendo que se les permita seguir entre nosotros viviendo y trabajando dignamente y con los mismos derechos que los ciudadanos españoles.

Por nuestra parte, estamos dispuestos a colaborar para que estos inmigrantes puedan llegar a sentirse plena y humanamente acogidos.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001