Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FERNANDO ALONSO | PILOTO DE MINARDI | Fórmula 1 | AUTOMOVILISMO

'Aún me quedan 15 años para ser campeón del mundo'

El pasado martes se hizo público lo que Fernando Alonso deseaba oir desde hace meses: Renault se ha hecho con los derechos del piloto ovetense, de 19 años, hasta 2005 y lo cederá esta temporada a Minardi para que se vaya curtiendo en la fórmula uno. Alonso será el tercer debutante más joven de la historia y el primer español que llegue a la cumbre sin el apoyo de un patrocinador. El 4 de marzo, en el Gran Premio de Australia, será el único piloto español que ponga en marcha el motor, tras la marcha de Marc Gené, de Minardi, y de Pedro de la Rosa, de Arrows. Desde que regresó a Asturias, con la noticia confirmada y dibujada en su enorme sonrisa, Fernando Alonso no da abasto. Ha atendido todas las peticiones de los medios de comunicación, pero lo toma como un peaje inevitable: 'Tengo que aguantar el ajetreo de estos días y volver pronto a la normalidad. El lunes me voy de España, para hacer el asiento y preparar el coche con todas las medidas, para que cuando llegue a Australia no haya ninguna sorpresa'.

'Sé que voy a salir siempre en los últimos puestos. Acabar entre los diez primeros ya será un exitazo'

A falta de rodaje con el bólido con el que va a competir, Fernando Alonso se ha centrado en los últimos meses en la preparación física. Han sido jornadas de siete horas diarias de trabajo bajo la supervisión de Fernando Azurmendi, según un plan diseñado por Miguel Maeso, el preparador físico de Juan Carlos Ferrero. En Australia, Alonso verá cumplido el sueño que nació cuando su padre le construyó un kart. Dos años tenía Alonso. 'Sé que va a ser duro por todo lo que se está hablando de mí y por ser el único español de fórmula uno. Estoy mentalizado de que voy a salir en las últimas posiciones. El año pasado, los Minardi salían de los dos últimos puestos y este año llevamos el mismo motor. Mi intención es acabar la mayor cantidad de carreras posibles. Y si acabo alguna entre los diez primeros, pues será un exitazo'.

El problema de Minardi, como pudo comprobar Gené el año pasado, será el motor: 'Es el lastre que lleva. El año pasado tenían muy buen coche, pero el motor era muy malo y, por tanto, estaban siempre en las últimas posiciones. Este año se espera que el coche sea muy bueno, con algunas mejoras, pero el motor sigue siendo el mismo. Por lo tanto la posición, desgraciadamente, no va a cambiar mucho'.

Sin embargo, en el ambiente de la fórmula uno se le señala como un potencial campeón a medio plazo: 'Es mi gran objetivo, pero ponerse dos, tres o cuatro años como plazo es demasiado arriesgado. Tengo 19 años y hasta los 33 ó 34 me quedan 15 años, en los que espero llegar a lo más alto. No puedo tener prisa porque es muy difícil ser campeón del mundo'. Alonso tiene muy claro que la mecánica es la que marca las diferencias: 'Si sentáramos a los cuatro primeros del año pasado en los cuatro peores coches, y al revés, todo cambiaría. La diferencia entre un coche y otro es de dos o tres segundos, algo insalvable para un piloto'.

Ese conocimiento le permite desmitificar a sus nuevos compañeros: 'No quiero imitar a nadie porque no se sabe realmente quién es bueno' ¿Ni siquiera Schumacher? 'Hombre, sin duda que los que ganan son una referencia. Schumacher tiene tres títulos mundiales y, lógicamente, me gustaría imitarle, sobre todo en su palmarés'. La llegada de Fernando Alonso coincide con la salida del circo de la fórmula uno de Gené y De la Rosa, que serán pilotos de pruebas. 'De la forma que ellos entraron es difícil mantenerse', explica Alonso. 'Si firmas un contrato de un año tienes que buscar un resultado, una carrera en la que hagas algo fuera de lo normal para que un equipo se fije en tí y te den continuidad. Yo soy un afortunado porque tengo un contrato a largo plazo con uno de los mejores equipos. Sé que no voy a tener un año con presión y con la obligación de destacar para que alguien se fije en mí'.

Alonso lamenta el comportamiento de Arrows con De la Rosa, 'en la fórmula uno' declara, 'a veces importa más lo monetario que lo deportivo. Es una pena que a Pedro se lo hayan dicho en el último momento. Si lo hacen en noviembre podría haberse buscado otro equipo'. Pero añade una crítica a la manera en que se producen ciertas entradas y salidas: 'Ahora, otro piloto habrá llegado con más dinero, como ocurrió cuando Pedro entró con el patrocinio de Repsol. Es el problema de llegar con un maletín bajo el brazo'.

El piloto asturiano no sabe cuando se pondrá en marcha: 'La intención es subirme en el Renault lo antes posible, según me han dicho. Apuestan por mí y creen que puedo ayudarles en su proyecto para volver a ganar en la fórmula uno. Si el año que viene tienen otros dos pilotos que creen que están más preparados, me cederán a otro equipo. No les interesa dejarme fuera de la fórmula uno. Eso me da mucha tranquilidad. Este año podré correr sin presión, trabajando a gusto y divirtiéndome, no sufriendo en cada carrera'.

Pese al salto que supone la fórmula uno en todos los sentidos, Alonso asegura que al volante no tiene sensación de peligro: 'No tienes tiempo para pensar en eso. Las rectas de 300 metros se pasan en un segundo, o segundo y medio. Sólo puedes pensar en la siguiente curva, en todos los botones que tienes que tocar. No hay tiempo para tener miedo ni para nada'. Tampoco piensa, de momento, en la rentabilidad económica: 'Con 19 años no piensas en el dinero, pero la fórmula uno es uno de los deportes mejor pagados. Ojalá que me toque también algo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de febrero de 2001