GENTE

HUGH HEFNER VUELVE A LAS ANDADAS

Más de una década después de haber sufrido una crisis cardiaca, tras la que pareció haber sentado la cabeza, Hugh Hefner, el fundador de la revista Playboy, ha vuelto a su vida agitada de los viejos tiempos, pero con una novedad importante: ha cambiado a las cuatro chicas que compartían su vida, su bañera y su cama por siete rubias esplendorosas. En una entrevista publicada en el último número de la revista Vanity Fair, Hefner, que en abril cumplirá 75 años, afirma que la principal diferencia entre sus primeras correrías de sexo en grupo en la década de los sesenta y sus múltiples compañeras de hoy está en que mantiene 'una relación que mejora progresivamente' con sus amigas. 'Hacemos cosas maravillosas juntos. Vamos juntos a Disneylandia. Salimos al cine y a los clubes y siempre estamos en el centro de lo que pasa dondequiera que estemos', declara el que se enorgullece de ser 'el abuelo de la revolución sexual'. Además, gracias a la viagra, insiste que él y sus siete compañeras -Tiffany, Stephanie, Cathi, Katie, Buffy, Tina y Regina- pasan juntos 'la mayor parte de cada noche'. Aunque se negó a dar detalles, sí aclaró: 'Es demasiado bueno para ser verdad; incluso mejor de lo que la gente piensa'. Una de sus compañeras, Cathi O'Malley, afirma en la revista que, a pesar de la actividad nocturna que comparten, durante el día la vida en la Mansión Playboy 'es muy parecida a estar en casa de tu abuelita'. Según Vanity Fair, el cuarteto femenino anterior, que incluía a las dos gemelas Sandy y Mandy, salieron de la mansión el pasado mes de agosto. Su permanencia había durado desde la separación de Hefner, hace dos años, de su segunda esposa, Kimberly Conrad Hefner. Ambos se casaron en el jardín de la Mansión Playboy en 1989, cuatro años después de su crisis cardiaca, en lo que parecía la conversión de Hefner a la monogamia. Kimberly, que se trasladó con los dos hijos de la pareja a la casa de al lado, ha hecho declaraciones muy duras sbre su separación y las relaciones de Hefner con sus hijos. Por su parte, éste reconoce que la paternidad no es su fuerte.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de febrero de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50